Jennifer López calma la 'rabieta' de su hija Emme

Lo que comenzó como una tranquila tarde de compras terminó en “drama”. Jennifer López se llevó a sus dos hijos Max y Emme a un centro comercial de Los Ángeles para pasar un rato haciendo algunos recados. Siempre que tiene un rato libre, la artista ejerce de mamá a tiempo completo y hace lo que todas las madres: pasar el día con sus hijos. Premios, programas, conciertos, su agenda está repleta de compromisos, pero ellos son su prioridad.


jennifer-lopez3VER GALERÍA

 


Max y Emme tienen seis años y, como todo niño, a veces se disgustan. Las rabietas de toda la vida, vamos. Eso es precisamente lo que pasó en el centro comercial. Estaba Jennifer visitando algunas tiendas con sus niños de la mano, cuando en un momento dado, Emme se enfadó y se puso a llorar.


jennifer-lopez2VER GALERÍA

 


En seguida, la artista se acercó para ver qué le pasaba a su hija y, con el gesto tranquilo y sereno, estuvo hablando con ella. ¿Conseguiría calmarla? ¿Qué es lo que habría disgustado a la pequeña? Seguro que finalmente Jennifer lograría que dejara de llorar y es que en esto las madres tienen mucha mano izquierda.


jennifer-lopez1VER GALERÍA

Mucho más tranquilo estaba su hermano Max, que caminó de la mano de la cantante sin rechistar. Se vio de nuevo el extraordinario parecido de los niños con su padre Marc Anthony, sobre todo Max, que es como una copia en miniatura del intérprete. ¿Ven el parecido?

Más sobre: