Patricia González, mujer de David Villa, y Mamen Sanz, casada con Raúl, amigas y rivales en Nueva York

Aunque ambos futbolistas van a comenzar en breve la temporada en la Gran Manzana, lo harán en equipos diferentes

La vida de los futbolistas es de lo más nómada y si no que se lo pregunten a sus mujeres e hijos. No siempre consiguen jugar en la ciudad que desean, ni siquiera en su propio país y en numerosas ocasiones deciden acabar sus carreras deportivas en países muy lejanos a su lugar de nacimiento. Ese es el caso de Raúl González Blanco, que tras finalizar su etapa en el Real Madrid decidió instalarse primero en Alemania, donde jugó en el Schalke 04, y posteriormente en el Al-Sadd Sports Club de Catar. Ahora, aunque se rumoreó que regresaría al Real Madrid como Director Deportivo, a Raúl aún le apetece seguir una temporada más como futbolista en activo por lo que ha aparcado por el momento la idea de volver al club de sus amores.

nullVER GALERÍA



Por ese motivo el madrileño ha decidió aceptar la oferta del New York Cosmos, donde jugará la próxima temporada que comienza en el mes de enero. Además, Raúl asumirá el papel de asesor técnico de la Academia Juvenil del Cosmos que está previsto que abra en 2015.

A David Villa le ha ocurrido algo similar. Tras su paso por el Atlético de Madrid, equipo con el que ganó la Liga la pasada temporada, al asturiano le fichó la filial americana del Manchester City, el New York City. Allí jugará las próximas temporadas tras haber disputado unos partidos con el Mellbourne City al otro lado del mundo.

Sus mujeres, Patricia González, que se casó con David Villa en 2003, y Mamen Sanz, que hizo lo propio con Raúl en 1999 han tenido que hacer una vez más las maletas para cambiar de nuevo de país siguiendo a sus maridos. Al menos les queda el consuelo de contar la una con la otra ya que aunque sus maridos van a jugar en equipos rivales de la Major League Soccer, ellas podrán compartir su tiempo libre y organizar planes en familia tanto con sus maridos como sin ellos ya que, aunque las carreras de sus maridos les han mantenido apartados en países diferentes ellas sí se conocían de cuando ambos jugaban en la Selección Española.

nullVER GALERÍA


No hay que olvidar que el Estados Unidos es un país enorme y que los viajes para desplazarse a jugar los diferentes partidos son mucho más largos que en Europa por lo que ya saben que pasar mucho tiempo solas. Además Patricia y Mamen tienen muchas cosas en común que afianzarán su amistad , ya que ambas son madres de familia numerosa, por lo que podrán disfrutar juntas de una gran cantidad de actividades con los niños que pronto se harán amigos. De hecho, entre las dos familias se podría formar casi un equipo de fútbol infantil ya que los Blanco-Villa suman 8 hijos en total.

Raúl y Mamen son los más valientes ya que tienen cinco hijos, Jorge (13), Hugo (11), los mellizos Héctor y Mateo, de 8, y la pequeña María, de 4, mientras que Patricia y David de momento se han conformado con tres, Zaida, de siete años, Olalla, de tres, y el pequeño Luca, que nació el pasado 28 de enero.

Como además David y Patricia han sido los primeros en instalarse en la ciudad, pueden aconsejarles a sus compatriotas acerca de las mejores zonas para vivir, los colegios más adecuados y los parques más divertidos para pasar el tiempo de ocio con los pequeños de la casa.

Más sobre: