El heredero de la Joyería Rabat que se convirtió en campeón del mundo de motociclismo

Se llama Tito Rabat, tiene 25 años, y es hijo de los joyeros Esteban Rabat y la fallecida María Dolors Bergadá, más conocida como Cuca

Podía haber seguido con el negocio familiar, pero prefirió cumplir su sueño. Tito Rabat, hijo de los prestigiosos joyeros Esteban Rabat y la fallecida María Dolors Bergadá, más conocida como Cuca, comenzó a correr en moto a escondidas de sus padres cuando tenía 12 años. "Me decía que se iba a montar en Karts con su amigo Ricky Cardús y no me enteré hasta casi un año después cuando empezó a correr la Copa Rieju, su primera experiencia en competiciones de motos", recuerda su padre. Ahora, con 25 años, ya es campeón del mundo de Moto2. Tito necesitaba terminar entre los siete primeros en el GP de Malasia para hacerse con su primer título mundial y lo logró con creces: su tercera plaza en la carrera, por detrás de Viñales y Kallio le ha convertido en el mejor del año y en el segundo catalán en coronarse en la temporada de motociclismo tras Marc Márquez, campeón del mundo de Moto GP.


El heredero de la Joyería Rabat que se convirtió en campeón del mundo de motociclismoVER GALERÍA



Tito estaba decidido a ser piloto de motos y no dudaba incluso en suspender aposta o no presentarse a los exámenes, sabedor de que si lo aprobaba todo su padre le haría seguir estudiando. "Incluso una vez que me enteré de que corría en moto", explica Esteban Rabat, quien además de afamado joyero y relojero es ingeniero de carrera, "intenté explicarle la teoría de los vectores en los ángulos de inclinación de la moto pero me mandó a freír gárgaras y, sin embargo, ahora me dice de vez en cuando ¿oye papá, eso de los vectores como era?", recuerda entre risas.


 


 

Tito ha contado con el apoyo incondicional de su padre en esta aventura tan alejada del mundo de la joyería. Esteban ha estado presente en todas las carreras de esta temporada y ayer su felicidad era máxima al escuchar a su hijo gritar entusiasmado: "Soy campeón, soy campeón". El piloto también tuvo un bonito recuerdo para su madre, fallecida en 2012 víctima de un cáncer. “Mi madre me ha dado fuerzas todos los días. Un día le dije que iba a ganar el Mundial y ya lo he hecho. Seguro que estará contenta. La llevo siempre conmigo”, declaró a los periodistas tras la victoria. En la web oficial de la Joyería Rabat aparece una galería fotográfica con los mejores momentos de la carrera del piloto en el GP de Malasia y el siguiente mensaje: “Quiero dedicar este Campeonato del Mundo a mi madre, porque acordarme de ella me motiva a dar lo mejor de mí cada día”.


 


Quien sí ha seguido los pasos de sus progenitores en el mundo de la joyería ha sido Jordi, el hermano de Tito. Tras la muerte de Cuca, Esteban y Jordi son los encargados de seguir adelante con esta empresa familiar, que cuenta con tiendas en Madrid, Barcelona y Valencia. Mientras tanto, Tito seguirá viviendo en una autocaravana en el desierto de Almería. El piloto encuentra allí lo que necesita, "tranquilidad, felicidad y ganas para seguir preparándose para próximas carreras".


El heredero de la Joyería Rabat que se convirtió en campeón del mundo de motociclismoVER GALERÍA
 

El triunfo de la perseverancia
Tito comenzó a correr en moto con 12 años y dos después, en 2003, debutó en el Campeonato de Cataluña de Supersport, al manillar de una Honda CBR 600, además de tomar parte en la Copa CRF 450, donde logró su primera victoria y el tercer puesto final en el campeonato. Ya con 15 años participó en las dos últimas carreras del Campeonato de España de Supersport (Honda CBR 600) y debutó en carreras de resistencia como las 24 Horas del Circuito de Cataluña con la escudería Monlau Competición.

Una temporada después, en 2005 el equipo BQR de Raúl Romero lo enroló en sus filas para disputar el Campeonato de España de Velocidad de 125c.c., aunque ya entonces era un piloto muy "grande" para la más pequeña de las cilindradas y tuvo que adaptar su estilo de pilotaje a esas circunstancias. Subió al podio en Cheste y disputó cuatro carreras del Campeonato de Europa: Italia, Croacia, Hungría y Alemania, con dos cuartas plazas como mejores resultados.

En 2006 llegó su primera gran oportunidad al comenzar a disputar el mundial de 125 c.c. al hacer su debut en el Gran Premio de Cataluña, aunque sus primeros puntos llegaron en Malasia, duodécimo, resultado que luego repitió en Motegi (Japón) y acabó con once puntos y la vigésimo tercera posición de la general, además de proclamarse subcampeón de España de la categoría. Para 2007 tuvo la oportunidad de correr el mundial como integrante del equipo oficial Repsol Honda Junior Team y logró su primer podio del Mundial al acabar tercero en China para obtener un total de 74 puntos y la undécima posición general final y un año después fue décimo.


 

El heredero de la Joyería Rabat que se convirtió en campeón del mundo de motociclismoVER GALERÍA



En la temporada 2009 Tito decidió regresar al seno de la escudería "By Queroseno" y los resultados fueron bastante decepcionantes, ya que acabó decimoctavo de la general, mientras que en 2010 consiguió dos podios, uno en Jerez y otro en Brno, con el sexto puesto de la general final. Al año siguiente llegó el salto a la categoría que le ha hecho campeón del mundo, en el que terminó regularmente en los puntos y subiendo al podio en Indianápolis, el cuarto de su vida y primero en esa categoría, en una temporada que concluyó en la décima posición, lo que le hizo recibir una oferta, que aceptó, para ser piloto del equipo del doble campeón del mundo de los 250 c.c., "Sito" Pons.

La de 2012 fue una temporada un tanto irregular para Tito Rabat y aún así logró un nuevo podio en Japón y acabó séptimo el campeonato con 114 puntos, pero en 2013 llegó la eclosión del "gran Rabat", que lideró la categoría y ganó tres grandes premios además de subir al podio en siete ocasiones y concluir tercero en la clasificación final del campeonato.

Y, por fin, llegó 2014, el año de su gran oportunidad, que ha sabido aprovechar a pesar de que su más encarnizado rival ha sido su propio compañero de equipo, el finlandés Mika Kallio. Tito encadenó dos victorias y una segunda posición en las tres primeras citas de la temporada y desde el "minuto uno" fue el líder de la categoría intermedia, en la que ha logrado siete victorias y trece podios, siendo junto a su compañero Mika Kallio los únicos que han puntuado en todas las carreras y lo que, al final, le ha hecho campeón del mundo.

Más sobre: