Después de los difíciles momentos vividos al serle diagnosticada una grave enfermedad a Javier Merino

Mar Flores tras ser ingresado su marido con malaria: 'Pensé que le perdía'

"Todo va mejorando, sigue su curso", comunicaba Mar Flores el pasado lunes a última hora de la tarde en relación a la malaria  de la que está siendo tratado su marido, el empresario Javier Merino, en el hospital Can Misses, de Ibiza, en el que ingresó el pasado viernes con un cuadro de fiebre alta y múltiples molestias. A su llegada al citado centro, Javier fue interrogado para valorar su estado y conocer de dónde podía proceder su elevada temperatura. El propio Merino informó que, debido a su trabajo, viaja constantemente a diversos países africanos, como Sudán o Kenia. Los médicos realizaron el protocolo oficial que se activa en estas circunstancias para detectar posibles enfermedades infecciosas.

Mar FloresVER GALERÍA





Descubre en ¡HOLA! la entrevista de Mar Flores en iPad y Android

Posteriormente, los facultativos informaron al paciente y a su esposa de que se trataba de malaria de tipo cuatro (relativamente benigna) y que debía permanecer venticuatro horas en observación para empezar a suministrarle la medicación pertinente. Mar, que acompaña en todo momento a su marido, tuvo el detalle de responder amablemente a unas preguntas a la puerta de urgencias del hospital. "En estos momentos está estable. La medicación que le están administrando es muy fuerte, pero en unos días es probable que le den el alta. Javier visita de manera muy regular Sudán y Kenia por motivos profesionales pero, esta vez, se le olvidó tomar la medicación y por eso contrajo malaria. Siempre la toma, esta ha sido la única vez que no lo ha hecho", comentó Mar, que ha vivido momentos muy duros. "Ha sido el gran susto de nuestras vidas. De hecho el pasado viernes pensé que lo perdía. Vinimos a Ibiza sin los niños a celebrar nuestro quince aniversario juntos y nos encontramos con esta situación tan terrible".  La modelo explicó el porque tuvo que quedarse ingresado en Ibiza y no pudo ser trasladado a Madrid, donde tienen fijada su residencia y están sus hijos: "Los médicos que le atendieron nos dijeron que no daba tiempo a  trasladarlo a Madrid, porque, en estos casos, las primeras seis horas son de bastante riesgo para el enfermo".

 

Más sobre: