Jessica Bueno recoge a su hijo de los brazos de la novia de Kiko Rivera

Después de que el nieto de Isabel Pantoja pasara unos días en compañía de su padre, Irene Rosales entregó al pequeño Francisco a la modelo en un frío encuentro

Han pasado tres días desde el frío encuentro que tuvieron Kiko Rivera y Jessica Bueno, cuando la modelo dejó al pequeño en brazos de su padre para que este pudiera disfrutar de su hijo. Ahora el cambio se ha vuelto a producir de una forma muy similar, sin embargo, esta vez ha sido la novia de Kiko, Irene Rosales, acompañada por Anabel Pantoja, las que han devuelto a Francisco a manos de su madre.

nullVER GALERÍA

El aeropuerto de Sevilla, una vez más, ha sido el punto de encuentro acordado por la expareja para cumplir con los turnos que estipula el convenio regulador. Hasta allí llegó conduciendo el coche Anabel Pantoja, prima de Kiko Rivera, con Irene Rosales, que iba sentada en el asiento de atrás cuidando del pequeño Francisco.

En el aparcamiento de la terminal estaba esperando Jessica Bueno, acompañada por su madre, que saludó a Anabel con un beso y acto seguido abrió la puerta trasera del coche para abrazar a su hijo, que estaba sentado sobre el regazo de la pareja de Kiko.

 

 

 
El DJ y la modelo llevan meses evitándose y manteniendo una tensa relación a raíz de la batalla judicial que tienen abierta por el pequeño. De momento, comparten la custodia de Francisco, que pasa unos días con cada uno. Sin embargo, Jessica trataría de lograr que el niño se pueda ir a vivir con ella a Londres, lugar de residencia del novio de la modelo, Jota Peleteiro.

Un traslado que Kiko Rivera no estaría dispuesto a permitir, por lo que el pasado mes de septiembre solicitó un comparecencia ante el tribunal para saber cuál es el domicilio exacto de su hijo. Así que el conflicto por la custodia del pequeño podría no haber hecho más que empezar, puesto que el juicio definitivo por la tutela tendría lugar en dos o tres años, cuando el niño comience a ir al colegio.

Un momento muy delicado el que está viviendo Kiko Rivera, que se ve agravado por la situación de su madre. Isabel Pantoja podría entrar en prisión en los próximos días, a no ser que pague la multa de 1.147.148,96 por el delito único de blanqueo de capital por el que fue juzgada, ya que el Tribunal Supremo ha rechazado el incidente de nulidad planteado por la tonadillera. 

nullVER GALERÍA

En este año tan complicado Kiko Rivera ha encontrado refugiado en su trabajo –horas después de la entrega del niño tenía una actuación en una discoteca de Almería- y en su novia, con la que está desde el pasado 24 de abril.

Más sobre: