El reencuentro en público más esperado

Carmen Cervera presenta las memorias del barón Thyssen junto a Borja y Blanca

La baronesa posó junto a su hijo y su nuera, por primera vez en cinco años, en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid

Han tenido que pasar cinco años para que Carmen Cervera vuelva a posar con su hijo y su nuera en un acto público. Lo cierto es que la ocasión no podía ser más apropiada: la presentación, en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, de Yo, el barón Thyssen, las memorias que su añorado 'Heini' dejó grabadas antes de morir. Les habíamos visto en Ibiza este verano, pero hasta ahora no habían posado los tres juntos desde su reconciliación.


thyssen-gtres2-VER GALERÍA


Sin embargo, el esperado retrato familiar se hizo de rogar en la noche del jueves: Borja Thyssen y su mujer, una embarazadísima Blanca Cuesta, llegaron al acto cerca de 25 minutos tarde. Exactamente, irrumpieron 45 segundos antes de que terminara la rueda de prensa. Pero ni la impuntualidad de su hijo y su nuera le borró la sonrisa a la baronesa, que incluso interrumpió su discurso para darles la bienvenida. "Hola, Borja. Hola, Blanca. Gracias por venir", les dijo desde su micrófono mientras ellos tomaban asiento de la forma más discreta posible.

Acabada la intervención de su madre, Borja Thyssen y su mujer evitaron realizar declaraciones para ceder todo el protagonismo a la baronesa. También se insistió en que las incesantes lluvias en la capital y el correspondiente colapso en el tráfico impidieron llegar antes al joven matrimonio. "Venimos de La Finca -la urbanización madrileña donde residen- y hemos tardado una hora", apostilló un acompañante.


thyssen-europa-VER GALERÍA


Quien sí habló largo y tendido fue la propia Carmen Cervera, que comentó que sus hijas -Carmen y Sabina- son muy guapas pero muy diferentes entre sí, y aprovechó la ocasión para recordar sus idílicos días con Heinrich Thyssen y para transmitir la paz que vuelve a reinar en su casa. El barón siempre decía, según recogen sus memorias, que ambos estaban hechos de “la misma esencia”. “Y era verdad. Si nos queríamos y admirábamos, era porque éramos muy parecidos. ¡Éramos tan iguales en la forma de ver las cosas!”, recuerda ella.

El libro cuenta que cuando el barón la conoció, en lo primero que se fijó fue en sus piernas. "Le gustaban las piernas, según él, bonitas (risas). Yo me fijé en sus ojos y en su prestancia. Conocernos fue muy positivo para los dos. Y para España también. Si no, no tendríamos este museo tan maravilloso. Bailábamos mucho, hablábamos muchísimo. Era muy romántico y muy divertido, un hombre especial." Tan especial que Carmen no piensa en encontrar un sustituto que ocupe su corazón. "No he pensado en ello ni quiero saber nada", dijo al respecto.

La baronesa también contó que el libro ha sido lo más fiel posible a las cintas grabadas por Heinrich, por lo que se siente muy contenta con el resultado, ya que es como si lo hubiese escrito él mismo. "Aunque unos se molesten u otros se ofendan, la realidad fue la que fue y no se puede cambiar", dijo Carmen, que reconoció haberse emocionado con algunos pasajes del libro, como los de la juventud del barón: "Fue un hombre valiente y maravilloso que no decía mentiras".

De él aprendió muchas cosas, pero destaca sobre todas ellas que “junto a él” aprendió a amar el arte “y a ser coleccionista”. “Él aprendió de mí a vivir rodeado de cosas bonitas. Le acostumbré a vivir rodeado de belleza, desde que se levantaba hasta que se acostaba. Le enseñé -asegura- a vivir feliz”. Siempre que visita el museo que lleva el nombre su esposo, Carmen siente en sus salas “el espíritu de Heini". "Cada vez que vengo siento su presencia. Sobre todo cuando veo que hacemos en él cosas importantes, como él siempre quiso”.


thyssen-getty2-VER GALERÍA


La baronesa aseguró haber sentido "felicidad" al posar con su hijo y su nuera, con quienes dice ya está todo definitivamente "muy bien", y al ser preguntada por cómo están viviendo todos juntos el embarazo de Blanca, declaró: "Pregúntaselo a ellos, yo creo que todo muy bien." La pareja está de celebración por su séptimo aniversario de boda -se casaron el 10 octubre de 2007- y esperan con ilusión la llegada al mundo de su cuarto retoño, del que todavía se desconoce si será niño o niña y que se unirá a Sacha, Eric y Enzo. Blanca mostró un magnífico aspecto con un ajustado vestido verde que dejaba ver su pronunciada tripita, y es que ya se encuentra en la recta final.

En la presentación también estuvo José Antonio Olivar, subdirector de la revista ¡HOLA!, que ha sido quien ha reunido los documentos y escritos de los que le había hecho depositario el propio barón. Durante el acto, el periodista explicó que uno de los días más felices del barón fue cuando se inauguró el museo en el que estaban ahora. La duquesa de Fernandina, Paloma Lago, Mar Regueras, María Palacios, Patricia Rato y los periodistas Luis María Ansón y Chelo García Cortés tampoco se perdieron la cita.

Más sobre: