Kiko Rivera, entre la preocupación por su madre y el conflicto con su ex Jessica Bueno

El hijo de Isabel Pantoja y Jessica siguen teniendo una tensa relación dado el enfrentamiento que tienen por la custodia de su hijo Francisco

Continúa siendo muy tensa. La situación entre Kiko Rivera y Jessica Bueno no ha vuelto a recuperar la cordialidad de la que gozaba hace unos meses. El motivo es el conflicto por la custodia de su hijo Francisco que enfrenta de nuevo a la expareja. De momento comparten su custodia y el  niño pasa unos días con cada uno. Pero mientras Jessica trataría de lograr que el niño se pueda ir con ella a Londres, donde reside su novio, el futbolista Jota Peleteiro, Kiko Rivera no estaría dispuesto a permitirlo. Un enfrentamiento que ya llegó al tribunal el pasado mes de septiembre, una comparecencia que solicitó Kiko para saber cuál es el domicilio exacto de su hijo.

 

kiko-jessica2VER GALERÍA

 

Estos días, cuando la expareja se ha tenido que encontrar para recoger al pequeño, ni siquiera han hablado. El hijo de Isabel Pantoja permanece dentro de su vehículo, mientras que la niñera entrega el niño a Jessica que, en la última ocasión, demostró lo encantada que estaba de volver a ver a su niño. No dejaba de abrazarle y besarle, mostrando cuánto le había echado de menos. Ninguno de los dos ha hecho comentarios acerca de esta cuestión, que evitan siempre que se les pregunta.

 

kiko-jessica1VER GALERÍA

 

Sin duda este es un momento bastante delicado para el DJ que, a sus problemas personales, une la situación tan complicada que atraviesa su madre. Isabel Pantoja podría entrar en prisión en los próximos días, a no ser que pague la multa de 1.147.148,96 por el delito único de blanqueo de capital por el que fue juzgada. En abril de 2013 se conoció la condena de la Audiencia de Málaga a dos años de prisión y el pago de esta multa por su implicación en el “Caso blanqueo”.

Hace pocos días, el DJ utilizó las redes sociales para mostrar cuál es su estado anímico en estos momentos tan delicados: "Aún sin ganas de absolutamente nada por la situación que andamos pasando… debo seguir con mi trabajo, lo que se me da bien, el trabajo que tanto amo, animara a la gente que tiene ganas de verme. Esto es la música, esas dos horas de concierto donde mi cabeza deja pensar y va a 128 bpm donde mi corazón late al son del ritmo. Aún en estos momentos difíciles sigo adorando mi trabajo” escribió.

Más sobre: