María Teresa Campos: 'El programa que hago, '¡Qué tiempo tan feliz!', me ha permitido prolongar ese título a mi vida privada'

La presentadora ha soplado las velas del quinto aniversario del espacio donde conoció a su pareja Edmundo Arrocet

Cinco años al frente de un programa que le ha traído el amor. ¡Quién se lo iba a decir! Así lo explicó María Teresa Campos durante el quinto aniversario del espacio que presenta cada semana ¡Qué tiempo tan feliz!, y es que fue precisamente en dicho espacio donde coincidió con el que hoy es su pareja Edmundo Arrocet. “Yo había echado ya siete candados en el amor, pero a quien Dios se lo dé San Pedro se lo bendiga” dijo. Y es que la presentadora está en un momento feliz, tal y como afirmó. “El programa que hago se llama ¡Qué tiempo tan feliz!, me ha permitido prolongar ese título a mi vida privada” comentó. Y continuó: “En el primer momento no teníamos motivo para la felicidad, pero un año y medio después, pues eso (risas)”.

maria-teresa-campos2VER GALERÍA

 

María Teresa aseguró que ambos son muy discretos y que ella sólo pide que les respeten, aunque agradece mucho el cariño de la gente. “A él no le gusta acudir a actos públicos y tampoco te creas que a mí me gusta ir ya a muchos sitios” aclaró. María Teresa reiteró que “es la vida lo que te sorprende, con lo bueno y con lo malo”. “Como dice la canción ‘la vida te da sorpresas’, algunas te gustaría que no te las diera y te tienes que aguantar, desafortunadamente” añadió, refiriéndose tal vez a la reciente noticia de que a su hermana Araceli le han diagnosticado un cáncer.

 

maria-teresa-campos1VER GALERÍA

 

Por ahora no tiene ninguna intención de abandonar su trabajo en televisión y es que “mientras se encuentre con ganas y le de alegrías, piensa seguir”. “Si lo dejara del todo y me quedara en casa, una parte de mi vida terminaría. Mientras no me suponga un esfuerzo grande, yo seguiré. Si mis facultades se vieran mermadas o el programa no fuera rentable o la audiencia no respondiese, pues sería otra cosa” explicó. Y es que, en cierta manera, seguir activa le sirve de terapia. “Cuando venía a trabajar se me olvidaba todo en momentos muy duros que todos conocéis, porque es el día que más me esfuerzo para que no se note”.

Más sobre

Regístrate para comentar