06 SEPTIEMBRE 2013

Remolca con los dientes un avión de 50 toneladas

Se trata de una hazaña increíble. El forzudo húngaro Zsolt Sinka, conocido como ‘Popeye’ (comerá, suponemos, muchas espinacas), sumó un nuevo récord a su expediente al poner en marcha, con la fuerza de mandíbulas y dientes, un Airbus A320 de 50 toneladas en el aeropuerto Liszt Ferenc, en Budapest. Sinka arrastró la aeronave a una distancia de 39,23 metros en 52 segundos, obteniendo un nuevo récord para su país. Sinka, que contó para lograr su hazaña con el apoyo de la aerolínea Wizz Air, ya había movido coches de bomberos y trenes con la fuerza de su boca.

Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

El húngaro Zsolt Sinka sujeta con sus mandíbulas una gruesa soga, se prepara y empieza a caminar para atrás. En el otro extremo, lo que se mueve es un avión de 50 toneladas 

La técnica utilizada por Sinka consiste en amarrar los dos extremos de una gruesa soga al objeto a mover, luego toma el centro de la cuerda entre sus dientes y comienza a caminar