22 FEBRERO 2013

Mundo singular

Relajarse en agua caliente y navegar al mismo tiempo... ¡es posible!

Para muchos, son dos grandes placeres que ahora es posible disfrutar a la vez. Gracias a  Marine Carpenter, especialista en la construcción de botes personalizados y con sede en Seattle, ya se puede navegar y al mismo tiempo relajarse en agua caliente. La compañía diseñó y ha construido un bote bañera eléctrico (Hot Tub Electric Boat) que permite al que lo utilice poder bañarse en agua caliente mientras navega. Este curioso bote tiene un sistema estéreo a prueba de agua, cuatro hieleras integradas en la cubierta, una grada de teca y un motor eléctrico que lo impulsa hasta 8 kilómetros por hora en aguas tranquilas, dirigido por una palanca de mando. El magnífico bote bañera ofrece gran comodidad y placer, rodeado de agua mientras se relaja con una bebida, música, y disfruta el paisaje con sus amigos. El bote fue construido para acomodar a seis adultos y flota a sólo medio metro de profundidad, aún con los seis ocupantes. Viene con una caldera de diesel con un termostato ajustable que calienta el agua de la bañera a una temperatura máxima de 40 grados centígrados. Usando su conexión eléctrica Smart Plug en la costa, y con los cargadores de abordo, la batería recargable del bote ofrece 10 horas de energía, con una carga de toda la noche. Si quiere un baño caliente mientras socializa en el agua, ésta es la forma ideal de relajarse. Y por supuesto, en caso de que esté interesado, el bote bañera viene con un precio de 32.000 euros aproximadamente.

Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Gracias a Marine Carpenter, especialista en la construcción de botes personalizados y con sede en Seattle, ya se puede navegar y al mismo tiempo relajarse en agua caliente 

La compañía diseñó y ha construido un bote bañera eléctrico (Hot Tub Electric Boat) que permite al que lo utilice poder bañarse en agua caliente mientras navega 

El bote fue construido para acomodar a seis adultos y flota a sólo medio metro de profundidad, aún con los seis ocupantes