El diagnóstico precoz, clave para superar el cáncer de ovario

Un 20 por ciento de las mujeres afectadas podrían salvarse si se detecta la enfermedad en sus primeros estados

Cada año mueren en España 1.880 mujeres por cáncer de ovario, una cifra similar a la de los fallecidos por accidente de tráfico. Un dato demasiado alto, y más aún si se tiene en cuenta que un diagnóstico precoz evitaría la muerte del 20 por ciento de las pacientes.

Y es que más del 70 por ciento de los casos de cáncer de ovario registrados en los centros sanitarios españoles se detectan en estado avanzado, lo que provoca que este tipo de tumor presente una tasas muy altas de mortalidad.
Así se desprende de un estudio sobre el estado actual del cáncer de ovario en España, impulsado por la Fundación Mutua Madrileña, junto con la red de hospitales Oncosur, y que se ha realizado entre 65 oncólogos y ginecólogos de más de 15 hospitales de once comunidades autónomas, cuyos resultados han sido presentados hoy en rueda de prensa, según recoge la agencia Efe.

Más de 3.000 nuevos casos al año
Cada año se diagnostican en España aproximadamente 3.200 nuevos casos y fallecen 1.880 mujeres por esta enfermedad, unas cifras que se acercan a los fallecidos anualmente por accidentes de tráfico, ha puesto de relieve Lorenzo Cooklin, director general de la Fundación Mutua Madrileña.

El jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid, Hernán Cortés-Funes, uno de los coordinadores del estudio, ha subrayado que el cáncer de ovario es el segundo tumor maligno del tracto genital femenino y su incidencia está aumentando.

El doctor Cortés-Funes ha señalado que la supervivencia global a cinco años de las pacientes es inferior al 35%, lo que se debe a que la mayoría de las mujeres tienen estados avanzados en el momento del diagnóstico.

La importancia de las revisiones ginecológicas
Se trata de un tumor "silente", que no suele dar síntomas tempranos y cuando éstos aparecen, son inespecíficos: dolor abdominal, lumbar o pélvico, aumento del perímetro abdominal, náuseas o molestias urinarias o intestinales. Por ello, detectarlo precozmente es un "reto tremendamente difícil", ha asegurado Cortés-Funes.

Por su parte, la doctora Cristina Grávalos, médico adjunto del Servicio de Oncología del 12 de Octubre y coordinadora también del estudio, ha señalado que "por desgracia no existe un método eficaz que permita hacer un diagnóstico precoz de esta enfermedad, aunque nos gustaría que existiera". No obstante, esta oncóloga ha insistido en la importancia de la revisiones ginecológicas, que incluyan una ecografía transvaginal.

La peor enemiga, la falta de información
El 90 por ciento de los oncólogos médicos y ginecólogos que han participado en el estudio afirman que falta información en el colectivo femenino acerca de este tipo de tumores. Además, un 75% opina que la falta de concienciación acerca de la importancia de las revisiones ginecológicas periódicas podría incidir en la supervivencia de las pacientes.

En cuanto a la población general femenina, los profesionales coinciden en que actualmente no existe evidencia científica que apoye la puesta en marcha de detección precoz del cáncer de ovario. Sin embargo, el 77 por ciento de los consultados consideran obligatorio realizar algún programa en mujeres de alto riesgo, aquellas con antecedentes familiares de cáncer de ovario, mama o colon o con determinados factores genéticos.

En constante investigación
Investigar nuevas técnicas de cribado, más recursos humanos y materiales (incluida la ecografía 3D y 4D), mayor coordinación con atención primaria, mayor accesibibilidad de las mujeres al sistema sanitario y creación de unidades específicas para mujeres de alto riesgo son algunas de las propuestas del estudio.

En esta línea, la Fundación ha editado dos guías, una dirigida a la población femenina y otra a los profesionales de atención primaria, que se pueden consultar tanto en papel como "on line".

Más sobre

Regístrate para comentar