La crisis ha reforzado la solidaridad familiar

Las situaciones de desempleo y de quiebra de un negocio han llevado a uno de cada cuatro españoles a ayudar económicamente a sus familiares

Una de cada cuatro personas ha donado dinero a familiares, con los que no convive, para ayudarles a superar problemas económicos derivados, en los últimos años, por la compra de una vivienda, la quiebra de un negocio o ante situaciones de desempleo.

Se trata de una de las conclusiones del informe "Individualización y solidaridad familiar", de la Colección de Estudios Sociales de la Fundación La Caixa y que según recoge la agencia Efe, analiza cómo la crisis ha reforzado la cooperación entre generaciones en el seno de las familias españolas, ante la desconfianza de que el estado de bienestar pueda proporcionar esas ayudas y servicios sociales que necesitan.

Respecto a las ayudas económicas, el 60% se producen de padres a hijos -sobre todo a menores de 39 años-, mientras que sólo entre el 7 y el 11 por ciento de los mayores de 75 años reconoce recibirlas de sus descendientes, según una encuesta que incluye el autor del informe, Gerardo Meil, realizada a 1.200 personas.

El perfil del beneficiario de la ayuda económica es el de una persona joven y emancipada, mayoritariamente con cónyuge e hijos, y no necesariamente en la escala social más baja. Las situaciones que han favorecido esta demanda de ayuda económica son las derivadas del desempleo o quiebra de un negocio, en el 39%; la insuficiencia de ingresos, en el 17%; en un 7% de los casos por problemas de salud y el mismo porcentaje por estudios.

De los encuestados que han comprado vivienda, un tercio ha recibido préstamos sin interés o avales, procedentes en el 95% de los padres o suegros. Otra de las manifestaciones de la solidaridad familiar es a través de la prestación de servicios no remunerados, como el cuidado de hijos y personas dependientes, las reparaciones domésticas o realizar diversos traslados o gestiones burocráticas.

El informe destaca que el 56% de los españoles considera que es la familia la que debe asumir la responsabilidad de la ayuda económica y los servicios de cuidados, un porcentaje que se sitúa en el 32%, en Alemania, o en el 30%, en Francia.

El porcentaje de abuelos que cuidan de sus nietos ha pasado del 15 al 25% en la última década, señala el estudio, que concreta que dos de cada tres familias con hijos menores de tres años reciben ayuda, normalmente de "emergencia", durante festivos, fin de semana o ante enfermedades puntuales.

"Si valoramos estas tareas domésticas realizadas entre generaciones, podrían representar entre el 2 y el 3,7% del Producto Interior Bruto", ha explicado el autor, catedrático del departamento de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid.

También la encuesta destaca que siete de cada diez personas piensa que son los hijos los que deben cuidar de los padres cuando lo necesiten.  "La crisis ha reforzado la solidaridad familiar, pero no significa que pueda resolverlo todo", ha señalado Meil, quien ha opinado que "ha sido una respuesta de emergencia, que no es acorde con el proceso de progresiva individualización en la evolución de las familias", ha concluido.

Más sobre

Regístrate para comentar