El cinturón de seguridad salva 100.000 vidas al año

Desde que un ingeniero lo inventó en 1959 se calcula que ha salvado a más de un millón de personas

Parece que los conductores están cada vez más concienciados con la importancia de la seguridad en la carretera. Y aunque en muchas ocasiones el tráfico nos da muy malas noticias, también las hay positivas. El cinturón de seguridad salva 100.000 vidas al año en todo el mundo, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que estos días está controlando su uso en una campaña especial hasta el próximo domingo, y que recoge Europa Press.

En España, según datos de la DGT, una de cada cuatro personas fallecidas en un accidente de tráfico no llevaba puesto el cinturón de seguridad en 2010. Pero el uso de este elemento de seguridad es muy diferente en función de cada país. A la cabeza como conductores ejemplares en este caso están Francia, Alemania, Suecia, Australia y Canadá, y es que cuentan con entre un 90 y un 99 por ciento de pasajeros en los asientos delanteros que lo utilizan, y un 80 por ciento en los traseros.

El fabricante de automóviles Volvo también hace hincapié en la importancia de utilizar siempre el cinturón de seguridad. "Lo que hace único a este dispositivo es que proporciona seguridad a los ocupantes tanto de los asientos delanteros como traseros de un vehículo en todo tipo de accidentes y evitando además que salgan disparados en caso de colisión", dice ", comenta Hans Nyth, responsable del centro de seguridad de Volvo Cars, en declaraciones a la agencia de noticias.

Medio siglo de seguridad
El cinturón de seguridad como hoy lo conocemos se inventó en 1959. El ingeniero de Volvo Nils Bohlin desarrolló el sistema actual de tres puntos de anclaje, aportando mayor sujeción en las caderas. Desde entonces se calcula que ha salvado más de un millón de vidas.

Gracias a su invento, Bohlin ha recibido varios premios internacionales internacionales y su patente ha sido considerada entre las ocho más significativas para la humanidad entre 1885 y 1985 por la German patent, según publica EP.

Más sobre

Regístrate para comentar