El juez decreta prisión provisional para el autor confeso de los atentados en Oslo

Aunque en un principio Anders Behring Breivik declaró que actuó en solitario y que fue algo que planeó durante muchos años, ante el tribunal ha asegurado que le ayudaron "dos células" y que lo hizo para "salvar a Europa occidental de la influencia musulmana"

Varios días después de la tragedia vivida en Oslo, los ciudadanos siguen conmocionados e intentado buscar una respuesta que explique la actuación del principal sospechoso del doble atentado, Anders Behring Breivik, quien mostrando una actitud fría durante los interrogatorios, ha admitido estar detrás de la tragedia y ha asegurado que los ataques eran "atroces, pero necesarios", según explicó su abogado, Geir Lippestad.

La policía analiza ahora el contenido del documento titulado "'2083: Declaración de Dependencia Europea", en inglés y de 1.500 páginas, en las que entre otras cosas declaraba la "guerra de sangre" contra inmigrantes y marxistas y que fue colgado en internet el mismo viernes, pocas horas antes de ambos ataques. Behring describe en ese largo texto el islam como "la principal ideología genocida" y habla de lanzar una cruzada contra el "marxismo cultural".

De acuerdo con las investigaciones, el largo documento está firmado el viernes, a las 12:51, aproximadamente una hora y media antes del estallido del coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo, donde murieron ocho personas. Una hora y media después irrumpió armado en la isla de Utoya, donde centenares de personas participaban en el encuentro de las juventudes socialdemócratas y que se saldó con la vida de al menos 68 personas (una cifra que en un principio la policía estimó en 84).

El documento de internet revela una minuciosa preparación para sus ataques, según fuentes policiales, que arrancaría de otoño de 2009. En ese material, el presunto agresor defiende el terrorismo como "método para despertar a las masas" y se dice preparado a que se le considere "el peor monstruo desde la Segunda Guerra Mundial". El sospechoso está ligado a grupos ultraderechistas, fundamentalistas cristianos e islamófobos y reconoció ante las fuerzas de seguridad estar tras los atentados, según explicó ayer su abogado. Agregó que Behring no negó nada de lo que hizo y se prestó a colaborar con la investigación, "aportar evidencias", así como el móvil que le llevó a perpetrar la masacre.

Sobre la preparación del doble ataque, el abogado afirmó que el detenido planeó "durante muchos años" cómo ejecutar su matanza. Tras varios días de espera, este lunes Anders Behring Breivik pasó disposición del juzgado de distrito de Oslo, una cita que ha despertado gran expectación entre los medios y los ciudadanos que querían saber qué iba a decir sobre los motivos que le llevaron a cometer los atentados.

Durante su primera comparecencia ante el juez, Breivik ha asumido la autoría de los ataques pero se ha negado a declararse culpable. A diferencia de la versión que dio a la policía tras su detención en la que aseguraba que había actuado en solitario, Breivik ha confesado que le ayudaron "dos células". El juez ha decretado prisión provisional para el acusado y además ha solicitado el aislamiento total de Breivik debido al riesgo de pérdida de pruebas y por la "extensión y el carácter" del caso. "La investigación debe seguir sin que el acusado influya en ella", ha asegurado.

Más sobre

Regístrate para comentar