El primer ministro David Cameron comparece en el Parlamento británico por el escándalo de las escuchas ilegales del tabloide 'News of the World'

El polémico caso de las escuchas ilegales por parte del tabloide News of the World ha sacudido en los últimos días al Reino Unido. Al cierre del periódico, la dimisión de altos cargos de Scotland Yard, las declaraciones de Rupert Murdoch, su hijo James y su mano derecha, Rebekah Brooks, le ha seguido hoy la comparecencia en el Parlamento del primer ministro británico, David Cameron, que se encontraba de gira por varios países africanos y ha tenido que regresar para ofrecer su perspectiva de este delicado asunto.

En un acalorado debate en la Cámara de los Comunes, Cameron reconoció, por primera vez, que no hubiera fichado a Andy Coulson como su jefe de prensa de haber sabido en su día lo que sabe ahora del escándalo, que salpica ya a periodistas, políticos y policías. Coulson fue director del News of the World entre 2003 y 2007, época en que se produjeron los pinchazos y  jefe de prensa del primer ministro hasta el pasado mes de enero, cuando dimitió a raíz del comienzo de una nueva investigación policial. Hace dos semanas fue detenido por su supuesta implicación en las escuchas ilegales y soborno a policías, pero el mismo día de su detención fue puesto en libertad bajo fianza.

"Con la perspectiva actual, tal vez no le hubiera ofrecido el empleo y hubiera esperado que él no lo aceptara", señaló Cameron."Pero las decisiones no se toman así, se toman en el momento presente. Uno vive y aprende y, creedme, he aprendido", añadió. También dijo apoyar el argumento de que una persona "es inocente hasta que se pruebe lo contrario", aunque pidió que su antiguo jefe de prensa sea procesado si se demuestra que ha estado implicado en las escuchas. "Los ciudadanos quieren que acabemos con esas prácticas ilegales, garanticemos la independencia y eficacia de la policía y establezcamos una relación sana entre los políticos y los medios", apuntó.

El escándalo de los pinchazos telefónicos por parte de este periódico viene de atrás, estalló en 2006 y en 2007 y se practicaron dos detenciones, pero el caso se recrudeció hace dos semanas al divulgarse más detalles polémicos. Además de grabar las conversaciones de famosos, como Jude Law, y políticos, también podrían haber sido objetivo de este periódico víctimas de atentados terroristas, como el del 7-J, y víctimas de crímenes, como una menor de edad desaparecida que fue hallada muerta.

Otra de las declaraciones más esperadas sobre este escándalo fue la de ayer del magnate de la prensa Rupert Murdoch, dueño de la empresa News Corporation, de la que forma parte News of the World. Aseguró que era “el día más vulnerable de su vida”, pidió perdón por el daño que ha hecho este tabloide de su propiedad y aseguró que él no sabía nada, recalcando que News of the World tan sólo representa un uno por ciento de su imperio. Fue una esperada comparecencia, con tartazo de un espontáneo incluido, y declaró que no dimite porque él es “la mejor persona para limpiar todo esto". Por su parte su hijo siguió la misma línea de defensa y dijo: "Lo siento, como lo sentimos, mi padre y yo. Estas acciones no cumplen con los estándares a los que aspira nuestra compañía. Es nuestra determinación poner las cosas bien", agregó James Murdoch.

Más sobre

Regístrate para comentar