Guía para disfrutar del sol sin que la piel se exponga a ningún peligro

En junio el índice de radiación ultravioleta alcanza sus valores máximos

Por la OCU

Con la llegada del buen tiempo, llegan también nuestras ganas de sol, playa y terracitas. Pero antes de estrenar "verano" hay que tener muy en cuenta los peligros y riesgos que corremos al exponernos al sol. La OCU ha elaborado una serie de recomendaciones para disfrutar del sol con seguridad y es que aunque todavía no se haya dado su primer baño, la protección en el día a día es muy importante: en junio el índice de radiación ultravioleta (UV Index) alcanza sus valores máximos (10).

En junio, valores de UV muy elevados
En el mes de junio, con muchas horas de sol, el riesgo es muy elevado. En España, especialmente en la mitad sur o en Canarias, se llega fácilmente a la radiación extrema.  El índice de radiación ultravioleta (IUV) es una información dirigida a la población para reducir el riesgo de sufrir cáncer de piel y cataratas. Los valores de 8 a 10 corresponden a la franja de radiación muy alta (también se representan en color rojo). La radiación extrema es a partir de 11: se indica con el color morado.

Los valores de los índices de radiación ultravioleta se recogen frecuentemente en la sección de meteorología de los medios de comunicación. Puede encontrara información detallada sobre el índice diario de radiación ultravioleta de su localidad en la página de la Agencia Española de Meteorología.

El peligro de los rayos ultravioleta
Y es que hasta un 80% de la radiación solar ultravioleta puede atravesar una capa delgada de nubes, así que protegerse resulta muy importante. En este sentido es importante recordar que las cremas solares no están pensadas para aumentar el tiempo de exposición sino para incrementar la protección durante la exposición.

Los efectos de la exposición a la radiación ultravioleta son acumulativos a lo largo del día. Asimismo, las quemaduras solares son causadas por la exposición a la radiación utravioleta que no se nota, mientras que la sensación de calor es producida mayoritariamente por la radicación visible e infrarroja.

El agua ofrece únicamente una mínima protección respecto a la radiación UV, y la reflexión en el agua puede incrementar la exposición recibida.

Cuidado con el sol
Tres sencillas pautas muy fáciles de seguir pueden evitar que nuestra piel sufra debido a la exposición al sol:

- Evite exponerse al sol en las horas centrales del día, cuando la radiación es máxima.
- Use camiseta, sombrero y gafas de sol.
- Recurra a las cremas protectoras solares.

Más sobre

Regístrate para comentar