Intoxicación en Alemania: medidas para mantenerse lejos de las bacterias

El caso conocido como la 'crisis del pepino' ha causado miles de afectados y la Unión Europea mantiene la alerta hasta conocer los análisis españoles, que aportarán luz sobre lo ocurrido

Por la OCU
Una grave intoxicación alimentaria en Alemania afecta ya a más de un millar de personas y se extiende por el norte de Europa. Ha habido al menos 16 muertos y algunas informaciones están generando gran alarma entre la población. De momento hay muchas incógnitas, demasiadas, y no existen datos suficientes sobre el origen de la infección. El caso conocido como la 'crisis del pepino' ha causado miles de afectados y la Unión Europea mantiene la alerta hasta conocer los análisis españoles

De las pocas cosas que se han confirmado es que la bacteria responsable es una cepa especialmente virulenta de la Escherichia coli. A la espera de resultados concluyentes, la OCU considera una irresponsabilidad culpar a un sector o país determinado, como han hecho las autoridades de Hamburgo, ciudad en la que se han detectado la mayor parte de casos. Con alarma y desinformación, los más perjudicados serán los consumidores. Por eso exigimos profesionalidad, transparencia y rapidez para disipar las dudas y el pánico.

Los pepinos españoles: acusados y absueltos
En un primer momento, la responsable de Sanidad de la ciudad-Estado de Hamburgo atribuyó la infección a una partida de pepinos españoles. Sin embargo, las últimas informaciones han desmentido esta versión: las bacterias halladas en las muestras españolas son benignas y no son las mismas que han causado la infección.

La realidad es que el foco de infección sigue extendiéndose y aún no se conocen las causas. Los consumidores esperan de instituciones y autoridades que resuelvan el problema sin generar alarma.

Escherichia coli: la bacteria de los alimentos crudos
La bacteria Escherichia coli forma parte de nuestra flora intestinal. Las intoxicaciones que provoca suelen ir asociadas a comer carne cruda o poco cocinada (casos conocidos como "la enfermedad de la hamburguesa"). Otros posibles focos de infección son la leche sin pausterizar y sus derivados, verduras y hortalizas sin cocinar o el agua de riego contaminada.

El contagio entre humanos es evitable mediante una correcta higiene. Este tipo de intoxicaciones son habituales en niños pequeños y personas inmunodeprimidas, también en las llamadas diarreas del viajero. Lo sorprendente de este brote es el elevado número de afectados y que sean mayoritariamente adultos. Los síntomas causados por esta bacteria varían en función de si la cepa es más o menos virulenta. En este caso se han detectado fuertes diarreas, a veces hemorrágicas, y alteraciones renales.

Mantener a las bacterias a raya
La OCU recomienda seguir los mismos consejos que en cualquier otra intoxicación alimentaria: Cocinar bien los alimentos antes de ingerirlos,  lavar intensamente frutas y verduras yextremar la higiene en la cocina.

Más sobre

Regístrate para comentar