Lorca amanece entre un mar de dotaciones de bomberos y del Ejército

El cuerpo de bomberos y el Ejército han intensificado las tareas de desescombro y recuperación de la ciudad

Lorca ha amanecido hoy entre un mar de dotaciones de bomberos y del Ejército que han intensificado las tareas de desescombro y recuperación de la ciudad, mientras los vecinos, muchos de ellos en las calles, intentan retomar parte de su actividad habitual.

En el barrio de La Viña, uno de los más afectados del municipio, la calle Carretera de Granada, donde se derrumbó un edificio, está repleta de vehículos de la Unidad Militrar de Emergencias (UME) que no han cesado de trabajar durante toda la noche rodeados de vecinos, intentando conocer novedades sobre el estado de sus viviendas.

En un escaso tramo de esta calle, que atraviesa parte de la ciudad se pueden contar hasta 12 vehículos del Ejército y otros siete camiones de bomberos.

Lorca ha amanecido hoy entre un mar de dotaciones de bomberos y del Ejército que han intensificado las tareas de desescombro y recuperación de la ciudad

Los comercios que ayer no abrieron en todo el día permanecen cerrados, aunque se percibe algo más de actividad, especialmente en las cafeterías que comienzan a subir las persianas y a servir desayunos.

Mateo es propietario de una vivienda en la calle Infante Juan Manuel que a estas horas presenta un aspecto casi bélico. En su fachada luce el color rojo del espray que le impide aproximarse a ella. "Me han dicho que vuelva dentro de tres días, no sé ni donde llevar a mis hijos", lamenta.

Este ciudadano, al igual que el resto de sus vecinos, está tratando de digerir la tragedia que ha costado la vida a nueve personas por las que hoy se oficia un funeral, aunque también es consciente de que es necesario recuperar el pulso diario.

"Hoy quiero ir a trabajar", afirma Mateo resumiendo el sentir de la ciudad.

Más sobre: