La Unidad Militar de Emergencias instala tres grandes campamentos y colabora en la evaluación

Los campamentos se situan en el Huerto de la Rueda, el Instituto Ibáñez Martín y el barrio de la Viña

La Unidad Militar de Emergencias (UME) está instalando esta mañana tres grandes campamentos en Lorca para atender a los damnificados de los terremotos de ayer y 420 soldados están colaborando en las labores de asistencia a los evacuados y de desescombro, así como en la evaluación de daños materiales.

Así lo ha explicado a Efe el comandante Latorre tras la llegada de los primeros efectivos de la UME a la zona de el Huerto de la Rueda, donde se ha ubicado el Puesto de Mando Avanzado para dirigir el operativo ante la situación de emergencia generada tras los dos terremotos registrados ayer en la localidad.

Los dos seísmos, de 4,4 y 5,1 grados de magnitud en la escala de Richter, provocaron ocho muertos, entre ellos un menor de 14 años y dos embarazadas, así como importantes daños materiales en viviendas y edificios históricos.

La UME ha trasladado hasta Lorca 420 soldados y 150 vehículos procedentes de las provincias de Valencia, Madrid, Sevilla, Murcia y Almería.

La policia supervisa los derrumbamientos de varios edificios reducidos a escombros por el terremoto

El primer objetivo de la UME, ha explicado el comandante, es instalar tres grandes campamentos en tres zonas de la localidad: el Huerto de la Rueda, el Instituto Ibáñez Martín y el barrio de la Viña.

Los militares también están desarrollando labores de desescombro para retirar los cascotes y la tierra que han quedado depositados sobre las calles de la localidad, y colaboran con los arquitectos y técnicos del Ayuntamiento en la evaluación de los daños provocados en los edificios por los terremotos, ha detallado Latorre.

Precisamente, el Ayuntamiento de Lorca ha convocado esta mañana una primera reunión con todos los arquitectos e ingenieros de edificación de la ciudad para programar los trabajos de evaluación de daños.

Fuentes del Consistorio han asegurado a Efe que "prácticamente la totalidad" de las aproximadamente 20.000 viviendas con que cuenta el casco urbano de Lorca ha sufrido algún tipo de daño.

Los seísmos provocaron el derrumbe parcial o total de varios edificios y muchos otros presentan importantes daños a simple vista, como grietas en las fachadas, desprendimientos en los tejados y cornisas o roturas en los marcos de las ventanas y puertas.

Miles de personas pasaron la noche en campamentos improvisados, bajo la atención de Protección Civil, Cruz Roja, los Cuerpos de Seguridad del Estado y personal municipal, ante la imposibilidad de volver a sus viviendas por seguridad.

Más sobre: