2011 será el primer año en que aumente el turismo en nuestro país desde el inicio de la crisis

El repunte de las economías de Alemania y Reino Unido mejora la situación del sector

El mes de abril es uno de los más importantes del año para el sector hostelero. De la misma manera que la marmota Phil pronostica la llegada de la primavera en Estados Unidos, en nuestro país el indicador de la salud del turismo lo tenemos ahora mismo en nuestras costas.

Según los empresarios y trabajadores del sector, la situación de los restaurantes, terrazas y hoteles durante este mes sirve de predicción para la temporada turística en España. Así, año tras año, con la llegada de la primavera hay mucha expectativa de cara al verano. Y a juzgar por las buenas temperaturas y la importante afluencia de clientes, en esta ocasión el presagio es muy positivo.

Un estudio elaborado por Exceltur revela que el turismo español registró un notable repunte del 2,4 por ciento del PIB turístico en el primer trimestre del año, el mayor impulso de todos los sectores económicos en España. Una buena noticia que viene aupada, se apunta en el análisis, por la desviación de la demanda extranjera de Egipto y Túnez.

Aunque se trate de una mejora coyuntural ante las revueltas que han sacudido a los dos países, la progresiva recuperación de las economías de Alemania y Reino Unido también ha tenido una influencia en el sector. El estudio afirma que la mejoría se mide más en número de pernoctaciones y no tanto en el número de turistas.

En lo que va de año la comunidad más beneficiada por el tirón de la demanda extranjera ha sido sin duda Canarias, que ha concentrado el 89 por ciento del incremento registrado en la afluencia de turistas. Más turistas significa más gasto, pero también implica la creación de nuevos puestos de trabajo y la posibilidad de relanzar el mercado laboral.

La contrapartida está en el turismo interno: la demanda española, que representa el 50 % de la actividad turística, se ha contraído sustancialmente por el deterioro de su renta disponible y niveles de confianza, según apunta el estudio.

Con las miras puestas en la Semana Santa, la perspectiva también resulta alentadora, ya que se espera una mayor demanda por viajes de proximidad a las costas y cruceros.

Más sobre: