El Discovery toca tierra y concluye 26 años al servicio de la NASA

Después de 39 viajes al espacio y más de 238 millones de kilómetros recorridos, el transbordador cierra su etapa en el espacio

El Discovery aterrizó hoy en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida poniendo punto y final a la misión STS-133, la última de su historia, después de 39 viajes al espacio. El Discovery, con sus seis tripulantes a bordo, tocó tierra a las 16.57 GMT tal y como estaba previsto, en un soleado día que marca el principio del fin de la era de los transbordadores.

"Gran trabajo y gran aterrizaje", dijo el centro de control de Houston al comandante de la expedición Steve Lindsey, quien agradeció el apoyo del equipo en tierra y a la NASA por ese "gran vehículo que concluye hoy su última misión".  Junto al comandante de la misión, viajaron el piloto Eric Boe y los especialistas Alvin Drew, Steve Bowen, Michael Barratt y Nicole Stott. Los astronautas tendrán que pasar ahora un reconocimiento médico rutinario.

El Discovery partió el pasado 24 de febrero para llevar a la Estación Espacial Internacional (EEI) piezas de repuesto, el Módulo Permanente Multiuso "Leonardo" y una plataforma externa para almacenar carga. En sus bodegas llevó, además, un tripulante extra: el androide Robonaut 2, R2, el primer robot de la historia espacial, y que se quedó con la tripulación permanente de la estación.

R2 permanecerá como un tripulante más de la Estación Espacial, donde los ingenieros podrán probar sus habilidades y estudiar si más adelante podrá salir al exterior para ayudar en las labores de mantenimiento o en otros trabajos científicos.

El Discovery es el tercer transbordador espacial que se sumó a la flota de cinco orbitadores que la NASA ha empleado durante treinta años para sus misiones tripuladas, y a lo largo de su carrera, ha pasado 365 días en órbita y ha recogido más de 238 millones de kilómetros.

Su construcción comenzó el 27 de agosto de 1979 y cuatro años más tarde fue presentado en sociedad en la planta de ensamblaje de Palmdale (California), antes de su primer viaje al espacio el 30 de agosto de 1984. El programa de los transbordadores inició en 1981 con el lanzamiento del Columbia al que le siguieron el Challenger (1982), el Discovery (1983), más tarde el Atlantis (1985) y el Endeavour (1991). Dos de ellos, el Challenger y el Columbia, sufrieron accidentes que escribieron dos de las páginas negras de la historia de la NASA.

El primero explotó en enero de 1986 poco después de despegar y el Columbia se desintegró en febrero de 2003 cuando reingresaba a la atmósfera después de una exitosa misión. En ambos accidentes fallecieron los siete tripulantes

La NASA tiene previsto dos viajes más al complejo espacial antes de concluir, después de treinta años de servicio, su programa de transbordadores. El Endeavour partirá el 19 de abril con el Espectrómetro Magnético Alpha (AMS), que tendrá un coste de 2.000 millones de dólares, y el Atlantis el 28 de junio.

El Museo Nacional del Aire y el Espacio ha estado negociando con la NASA para que el Discovery y otros objetos del programa de transbordadores espaciales sean expuestos en sus instalaciones, aunque la agencia espacial no ha anunciado su decisión.

Más sobre: