Iñaki Gabilondo recoge en su nuevo libro sus experiencias como periodista: 'El peor enemigo de la libertad de expresión es el paro'

El comunicador ha presentado 'El fin de una época' en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, coincidiendo con el reciente cierre del canal de televisión CNN+ donde trabajaba

Las reflexiones de toda una vida dedicada al periodismo es lo que Iñaki Gabilondo ha plasmado en El fin de una época, el libro editado por Barril&Barral que acaba de presentar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. La publicación, que recoge sus experiencias, sus principios, el mundo en el que se desenvuelve y el momento de transición que el periodismo está viviendo actualmente, coincide con el reciente cierre del canal CNN+ en la TDT, cadena donde el comunicador trabajaba como presentador de informativos.

En la presentación del libro, Gabilondo defendió los valores del "periodismo clásico" como motor de una profesión que seguirá siendo necesaria pese a la irrupción de Internet y el cambio tecnológico. “Internet no matará al periodismo porque el periodista, aunque trabaje en empresas y con ‘cacharritos’, es mucho más que eso”, apuntó.

El periodista opina que, para garantizar la supervivencia de su oficio, el informador debe poner ante sí barreras éticas “para lograr que el periodismo se convierta en una profesión que tenga un encaje global”, unos principios que deben ser inalterables sea cual sea la empresa. Y es que, según él, la industria de la comunicación vive hoy sometida a la lógica empresarial "y en nombre de este sistema se despide o no a la gente, se incorpora o no a más trabajadores". "El peor enemigo de la libertad de expresión es el paro", dice.

Gabilondo considera que el periodismo está siendo desbordado por la lógica económica y que el periodista español "no ha rescatado ninguna línea defensiva": "Mientras haya un solo empresario que crea que todo se puede jugar en nombre de la libertad de expresión, acabará conduciendo el oficio en la dirección que más le interese."

Iñaki Gabilondo quiso también dirigirse a los jóvenes (la dedicatoria del libro reza: "A ti, del que todos se ríen cuando dices que quieres ser periodista") y a todos ellos les ha instado a prepararse todo lo que puedan y sobre todo a no rendirse: "Todo el mundo tiene derecho a la desilusión, al desánimo, pero nunca hay que rendirse, y una persona joven menos".

Más sobre: