Claves para sacar partido a las rebajas... sin que tiemble el bolsillo

Fijar un presupuesto y hacer una lista son pasos esenciales a la hora de aprovechar las rebajas

Las rebajas de invierno han arrancado oficialmente hoy en toda España, con comercios repletos de compradores a la caza de descuentos medios de entre un 40 y un 50%, aunque algunos llegan a alcanzar el 70%, en una campaña que el sector confía ayude a compensar el bajo nivel de ventas de diciembre.

Fijar un presupuesto y hacer una lista de las compras necesarias es la principal recomendación de las organizaciones de consumidores para que las rebajas de invierno, que comienzan hoy en casi toda España, salvo en Madrid y Murcia, donde lo hicieron el pasado domingo, transcurran con normalidad y el gasto se ajuste al presupuesto disponible. Además, aconsejan revisar las etiquetas, en las que debe figurar la talla, la composición y el tratamiento adecuado de lavado. El justificante de compra es la única garantía ante una posible devolución y para poder reclamar con eficacia.

Este año las rebajas de invierno, además de por la cuesta de enero vienen marcadas por la crisis económica, que provocará que el gasto medio descienda un 10,5% respecto a 2010. Según una encuesta de la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI), cada español se gastará 85 euros de media en estas rebajas, con diferencias entre comunidades. Madrid y Cataluña (con 96 y 95 euros, respectivamente) serán las autonomías más consumistas, mientras que los gallegos y canarios no llegarán a los 80 euros de media.

Como todos los años, las organizaciones de consumidores han incidido en que los descuentos nunca deben repercutir en la calidad de los productos y han animado a los ciudadanos a denunciar las irregularidades que detecten. Las asociaciones de usuarios han explicado que las rebajas son descuentos que se producen durante un periodo concreto de tiempo, sobre artículos de temporada que han estado a la venta como mínimo un mes antes, que se aplican prácticamente a la totalidad de los artículos de un comercio y que están reguladas por unas normas determinadas.

La OCU ha incidido en que las rebajas son una buena oportunidad para hacer compras más baratas, pero insiste en que la bajada de los precios no debe implicar una merma en la calidad. Esta organización ha explicado que los artículos rebajados deben mostrar su precio original junto al actual o bien indicar de forma clara el porcentaje de la rebaja.

Sin sorpresas para cambiar o devolver un producto

En algunos establecimientos se fijan unas condiciones especiales para las compras en periodo de rebajas sobre la aceptación de las tarjetas de crédito, devoluciones, etc. Las organizaciones señalan que pueden hacerlo, pero que deben indicarlo expresamente. No obstante, la Unión de Consumidores de España (UCE) ha señalado en un comunicado que las condiciones sobre devoluciones son las que provocan mayor número de reclamaciones. En este sentido, ha explicado que el consumidor debe tener en cuenta que cuando adquiere un producto, esté o no de rebajas, tiene derecho a devolverlo y a que le reembolsen el dinero siempre y cuando se encuentre defectuoso, roto o estropeado.

El principal fraude en rebajas consiste en falsear los precios originales de los artículos para hacer creer que los descuentos aplicados son mayores que los reales, ha alertado FACUA en un comunicado. Esta organización ha denunciado que esta práctica puede llegar al extremo incluso de anunciar como rebajados productos que no lo están, ya que mantienen el precio anterior, aunque su etiquetado se manipula.

FACUA señala también que algunos establecimientos ofertan productos que ni siquiera estaban a la venta antes del inicio de las rebajas. El fraude en los precios, según esta asociación, se seguirá produciendo mientras las autoridades de Consumo de las comunidades autónomas no modifiquen sus protocolos de inspección para poder detectarlas y sancionarlas.

Más sobre

Regístrate para comentar