Guía fiscal útil para las familias

Cuando se tienen hijos, los gastos aumentan, pero también puede beneficiarse de ciertas ventajas fiscales. Y si la familia es numerosa, las rebajas en los impuestos son aún mayores

Por la OCU

Ahorrar en el pago de ciertos impuestos es, además de deseable, posible. Así ocurre en el caso de las familias con hijos, que cuentan con algunas ventajas en el momento de tributar. Las familias numerosas tienen, además, acceso a mayor número de bonificaciones en sus impuestos, siempre y cuando acrediten adecuadamente su condición.

Rebajas del IRPF
En el momento de hacer la declaración de la renta, una familia con hijos puede disfrutar de varias ventajas.
- Reducción por tributación conjunta. Pueden optar a ella las familias compuestas por el matrimonio y los hijos menores de edad (o mayores de edad incapacitados). También las unidades familiares monoparentales, compuestas por el padre o la madre con sus hijos. Ahora bien, no se aplica si ambos progenitores conviven sin haber contraído matrimonio o se encuentran separados legalmente. Nadie puede formar parte de dos unidades familiares a la vez. La reducción es de 3.400 euros (deducibles de base imponible) en el caso de los padres casados y de 2.150 euros si la unidad familiar es monoparental.

- Mínimos familiares. Una parte de la base liquidable del IRPF se destina a satisfacer las necesidades básicas del contribuyente y su familia y, por lo tanto, no se somete a tributación. Los hijos deben convivir con sus padres y tener menos de 25 años (no hay limitación de edad si están discapacitados). Además, las rentas anuales de los hijos no pueden superar los 8.000 euros y, si presentan declaración individual, no pueden declarar rentas mayores de 1.800 euros: téngalo en cuenta si usted pone inversiones a nombre de sus hijos, ya que el año que decida vender uno de estos valores y la ganancia acumulada sobrepase estos importes, perderá el derecho a aplicar el mínimo por descendiente. Cuando los padres hacen declaraciones individuales, cada uno se aplica la mitad del mínimo.

- Deducción por maternidad. El nacimiento de un hijo da derecho a la madre trabajadora a la deducción de 3.600 euros, salvo en el País Vasco y Navarra, donde no existe esta deducción.

Algunas de las deducciones legalmente previstas no están al alcance de todas las familias. Por ejemplo, la compra de un coche o el pago de las tasas municipales resultan menos gravosos para una familia que se acredite como numerosa. Algunas de las ventajas están en el impuesto de matriculación (una reducción del 50%), el impuesto de transmisiones patrimoniales onerosas (que varía según las comunidades, que exigen requisitos diferentes) o los tributos municipales, que dependen de las bonificaciones sobre el impuesto de bienes inmuebles de los ayuntamientos. En la vivienda habitual de una familia numerosa, puede llegar al 90% para la categoría especial (cinco o más hijos).

Más sobre: