El drama de la familia Madoff

Desde que se desatara la mayor estafa de la historia, perpetrada por el patriarca del clan, Bernard Madoff, la familia se ha visto envuelta en un sinfín de tragedias

Hasta hace dos años, la familia Madoff era una de las más respetadas y adineradas de Estados Unidos. Hoy, cuando se cumple el segundo aniversario del destape de la mayor estafa económica jamás cometida (perpetrada por el financiero y ex presidente de Nasdaq Bernard Madoff, y estimada en unos 50.000 millones de dólares), la tragedia vuelve a sacudir a la familia. El hijo mayor, Mark Madoff, apareció muerto la semana pasada en su espléndido ático de Nueva York.

Mark, de 46 años, no pudo soportar el peso de las consecuencias del delito. Su viuda ha roto el silencio de la familia y se mostró muy afectada ante la muerte de su marido. "Estoy desolada y ahora voy a criar dos hijos pequeños sola", dijo Stephanie Madoff en un comunicado que remitió a los medios de comunicación mediante su portavoz, RoseMarie Terenzio, y en el que pidió "respeto" para su familia en los dolorosos momentos que vive desde el suicidio de Mark Madoff. "Mi marido, Mark, se quitó la vida y, sin tener en cuenta lo que ustedes piensen de mi suegro y sus monstruosos delitos, los hijos de Mark son víctimas inocentes y lo ocurrido es algo trágico para ellos", agregó. Fue el padre de Stephanie quien encontró el cuerpo en el salón de la casa, mientras uno de los niños dormía en una habitación. El abogado de Mark, Martin Flumenbaum, ha publicado que su cliente no soportó "dos años de presión por falsas acusaciones e insinuaciones".

Bernard Madoff no pidió permiso en la prisión de Carolina del Norte (donde cumple condena de 150 años de prisión) para acudir al servicio fúnebre en memoria de su hijo, “por respeto a la intimidad de su nuera y de sus nietos”.

El apellido Madoff pesa demasiado hoy en día, y por ello, Stephanie solicitó el pasado mes de febrero regresar a su apellido de soltera, y que a sus hijos también se les borrara su identidad de Madoff. Había recibido muchas amenazas y quería protegerlos.

Y es que desde la confesión y detención del financiero, la familia ha vivido numerosas desavenencias. Después de la condena del patriarca a 150 años de cárcel, y el descrédito de toda la comunidad empresarial y financiera, la familia Madoff se ha visto obligada a subastar sus joyas y “tesoros”, tuvieron que deshacerse del lujoso ático donde vivían Bernard y su mujer, y ésta, Ruth, fue acusada por “llevar una vida de esplendor durante décadas” gracias a las estafas de su marido, aunque finalmente llegó a un acuerdo con los fiscales federales para quedarse con 2,5 millones de dólares en metálico si renunciaba al patrimonio familiar a su nombre. Y como ingrediente extra, Sheryl Wienstein, supuesta amante del ex financiero, aireó todos los pormenores de su idilio en un libro.


La gran estafa

Madoff diseñó un esquema Ponzi (fraudulenta estructura piramidal de captación de fondos) para estafar a sus clientes, a los que prometía una rentabilidad fabulosa que sufragaba con el dinero que iban invirtiendo nuevos clientes. Mark y su hermano Andrew Madoff eran "brokers" en la empresa de servicios financieros de su padre, aunque en una división diferente a la que protagonizó la estafa, y han asegurado en numerosas ocasiones que desconocían el fraude en el que su padre estaba envuelto.

Pero sin duda, los grandes damnificados de la estafa fueron todas las víctimas de los negocios sucios de Madoff, que perdieron millones de dólares, invertidos en la empresa de Madoff.

Más sobre: