Los países de la Unión Europea se oponen a ampliar la baja por maternidad a 20 semanas

Los Veintisiete consideran que la ampliación tendría repercusiones económicas demasiado importantes dado el contexto actual de crisis y que no favorece la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Los ministros europeos de Empleo y Asuntos Sociales se han pronunciado en Bruselas en contra de la petición del Parlamento Europeo de llegar hasta las 20 semanas, más dos de paternidad, totalmente remuneradas. La Comisión Europea propuso en 2008 extender el permiso actual hasta 18 semanas, una opción con la que los países se muestran mucho más de acuerdo.

"La propuesta legislativa de la Comisión, responde al deseo de los estados miembros de proteger la maternidad", indicó el ministro español de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, en un debate público con sus homólogos de la Unión Europea.

Para España, es fundamental que la norma tenga en cuenta la conciliación familiar y potencie "la corresponsabilidad y la flexibilidad", de manera que las perspectivas laborales de las mujeres tras el período de maternidad no resulten perjudicadas. Gómez señaló además que algunas semanas tras el parto la madre puede encontrarse recuperada físicamente en cuyo caso podría ser su pareja la que continúe con los cuidados del hijo.

En cuanto a la posibilidad de extender el permiso hasta las 20 semanas, el ministro se mostró más tolerante que algunos de sus colegas y consideró que, de llevarse a cabo, debería hacerse de "forma gradual" para evitar que la directiva sea "contraproducente e ineficaz". "Deberíamos evitar contestar al Parlamento Europeo con una propuesta incompatible y contraria totalmente a sus planteamientos", estimó.

En España se permiten 16 semanas de baja para la madre y dos para el padre, además de una remuneración total de acuerdo con la cotización. "Estamos también abiertos a examinar la posibilidad de regular las prestaciones de paternidad por separado", aseguró Gómez en su intervención. "La ampliación de los permisos de paternidad, podría ser computada a los efectos de ampliación del permiso de maternidad, actuando, en consecuencia, estos períodos de paternidad como cláusula pasarela flexibilizadora", agregó.

El ministro consideró asimismo "imprescindible" que la directiva respete la esencia de los sistemas de seguridad social y no obligue a modificar aquellos planes en los que las prestaciones se basan en las cotizaciones y no directamente en los salarios, como en el caso de España.

Los países que más claramente se opusieron a las peticiones de la Eurocámara fueron Reino Unido, Francia y Alemania que argumentaron la inconveniencia de la medida en un momento de crisis económica. Otros como Italia apoyaron llegar hasta las 20 semanas, pero se opusieron frontalmente a que la remuneración durante toda la baja equivalga al 100 por ciento del último salario de la trabajadora.

Esta discusión es la primera que se celebra sobre el tema de la ampliación de la baja por maternidad tras el voto del Parlamento Europeo, que en este caso colegisla con los países comunitarios, representados en el Consejo. Aun así, los Veintisiete volverán a analizar la directiva en sucesivas reuniones para intentar llegar a un acuerdo y acercar posiciones con la Eurocámara.

Más sobre: