España, vulnerable frente al calentamiento global

Un estudio analiza las consecuencias actuales y futuras del cambio climático

La conciencia social en torno a los problemas que derivan del cambio climático va en aumento. Sin embargo, aún queda mucho trabajo por hacer, y es que las consecuencias del calentamiento global se hacen sentir cada día más en todos los rincones del planeta.

Parece un tanto extraño hablar del calentamiento cuando estos días, España (y media Europa) atraviesa por una ola de frío que ha dejado helado a medio continente. No obstante, el informe 'Climate Vulnerability Monitor 2010: The State of the Climate Crisis' sobre el impacto del cambio climático a corto y medio plazo, presentado en Londres, sitúa a nuestro país en el epicentro de la reflexión.

Nuestro país es, dentro de los desarrollados, uno de los más vulnerables frente a los efectos del calentamiento global, y más concretamente, ante la amenaza de la desertificación.

Y el futuro no se presenta muy halagador. Según estima el informe, para 2030 un millón de personas morirá cada año por causas derivadas del calentamiento global en todo el mundo, si no se toman urgentemente las medidas de adaptación necesarias, como lo son la mejora de la calidad del agua o tratamientos para las enfermedades que transmiten los insectos. Hoy en día, se calcula que mueren 300.000 personas al año por estas causas.

Y es que el carácter de necesidad “urgente” de soluciones es la principal conclusión del estudio, en el que ha colaborado la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, en una inicativa conjunta de DARA (Development Assistance Research Associates) y el gobierno de las Maldivas en su calidad de fundador del Foro de Vulnerabilidad Climática (FVC).

"Prácticamente" todos los países analizados (184) tienen un "alto nivel" de vulnerabilidad en las áreas analizadas: salud; desastres asociados a fenómenos meteorológicos extremos; pérdida de hábitat y pérdidas adicionales en el sector primario; y los recursos naturales. Además, más de 50 países necesitan ayuda "urgente" ante el constante avance del cambio climático.

Más sobre: