Las casas más impresionantes del planeta

De la mansión subterránea de Bill Gates, al rascacielos del magnate indio Mukesh Ambani, los hombres más ricos del planeta no reparan en gastos al construir sus casas

El magnate indio Mukesh Ambani, el cuatro hombre más rico del mundo, estrena casa de mil millones de dólares en Bombai, India. El edificio que se ha construido se llama Antilia y sus características son realmente espléndidas: tiene 27 pisos, y sobresale notablemente en el “skyline”, ya que cada uno de ellos mide el doble en altura de un piso habitual. Tiene 168 plazas de garaje, casi 10.000 metros cuadrados y un personal de servicio de 600 personas. Su precio se estima en unos mil millones de dólares y es, posiblemente, la casa más cara del mundo.

Pero esta no es la única residencia que deja boquiabierto al mundo, existen otras locuras arquitectónicas espectaculares, en diseño y en precio.

La familia del magnate de la prensa William Randolph Hearst puede estar contenta de tener la oportunidad de disfrutar una de las casas más fabulosas del mundo. Situada en lo alto de una colina de California, a mitad de camino entre San Francisco y Los Ángeles, la propiedad cuenta con un fabuloso edificio de inspiración mediterránea, así como con diferentes palacetes para invitados, numerosos jardines y piscinas.

Un lugar tan idílico que no sólo ha atraído el interés de revistas especializadas, como Nacional Geographic, sino que se ha convertido en un atractivo turístico por su grandeza. Por unos 20 euros, los visitantes pueden pasear por las estancias donde el magnate ha recibido a infinidad de personalidades de la alta sociedad, así como a celebridades y estrellas de cine. La construcción de toda la propiedad ha tardado 30 años y hoy en día tiene 165 habitaciones, una magnífica piscina rodeada de columnas griegas e incluso, un zoo.

Otro de los dueños de una de las casas más curiosas es Bill Gates. El hombre más rico del mundo durante muchos años tiene una casa de lo más curiosa en Washington: la gran parte de la vivienda es subterránea, con una superficie habitable de unos 4.000 metros cuadrados. Pero lo más significativo de la vivienda es el alto desarrollo de domótica de las instalaciones. Los invitados llevan unos pins que van interpretando sus preferencias a medida que pasean por las estancias, regulando a su gusto detalles como la temperatura o la música.

El desaparecido productor Aaron Spelling mandó construir un auténtico señorío. La casa más grande de Los Ángeles contiene un museo de muñecas construyó para su hija, Tori, una pista de patinaje cubierta, salas de envoltura de regalos y un piso entero de roperos. Tras su fallecimiento, su viuda la puso en venta en 2009, por un precio de 150 millones de dólares.

Más sobre

Regístrate para comentar