Radiografía de los nuevos jóvenes españoles

Mientras que muchos sueñan con tener su propia casa, muchos siguen viviendo con sus padres hasta los 35. Las mujeres son más proclives al cambio y a dar el paso a vivir en pareja

Al cumplir los 18 años, los jóvenes se dan cuenta del gran abanico de posibilidades que tienen ante sí: todavía tienen el mapa de su vida por dibujar. Uno de los grandes sueños suele ser irse a vivir a su propia casa, con la independencia y libertad que ello significa. No obstante, parece ser que muchos de ellos no logran cumplir ese sueño… hasta los 35 años.

Un estudio elaborado por la Unión Europea pone de manifiesto que 51 millones de jóvenes europeos siguen viviendo en casa de sus padres, a pesar de ser mayores de edad y estar en edad laboral. En España la situación económica y el mercado laboral han incidido en que muchos jóvenes no se decidan a dar el paso a “salir del nido”.

Más de un tercio de los jóvenes españoles (entre 25 y 35 años) vive en casa de sus padres, y los chicos son los más tardíos en independizarse. Mientras que las mujeres se animan a vivir en su propia casa (tan solo un 19,6 por ciento de ellas se queda en casa de papá y mamá), a los hombres les cuesta más emanciparse: un 32 por ciento de los hombres no tiene tanta urgencia con abandonar el hogar familiar. Estos datos ratifican la creencia popular de que los hombres valoran más la comodidad de la casa de los padres que las mujeres. Además, uno de los motivos principales para continuar en casa de los padres es la posibilidad de evitar ciertos gastos fijos que no siempre tienen la certeza de poder afrontar.

Y es que parece que a los hombres les sigue costando más tiempo dar ciertos pasos. La estadística europea refleja también que ellas sienten que quieren vivir en pareja antes que ellos. Casi la mitad de las mujeres ha tomado esa decisión entre los 18 y los 35 años (un 47 por ciento), frente al 32 por ciento de los hombres.

Más sobre

Regístrate para comentar