La insólita historia de George Francis, un recién nacido hallado en un avión

El bebé ha sido encontrado en el servicio de una aeronave que acababa de aterrizar en Filipinas, sin que nadie se diera cuenta de su nacimiento

Se llama George Francis. Aunque es un recién nacido, su historia es propia del guión de alguna película, truculenta pero con final feliz. El pequeño fue encontrado abandonado, a las pocas horas de nacer, a bordo de un avión que acababa de aterrizar en Manila, en Filipinas.

El niño fue descubierto en la basura del servicio del avión cuando el servicio de limpieza de la compañía Gulf Air se disponía a limpiar. El bebé no lloraba pero sí se movió, lo que llamó la atención de un empleado. Estaba cubierto de sangre e inmediatamente se informó al médico del aeropuerto y se le trasladó a un hospital. Pese a todo, al parecer el niño se encuentra en buen estado, pesa tres kilos y mide 48 centímetros.

La policía filipina busca ahora a la madre del pequeño, cuya identidad todavía es un misterio. Parece increíble que una mujer diera a luz en pleno vuelo y que nadie se diera cuenta de ello. La policía también ha encontrado restos de sangre en dos asientos, una pista que puede conducir a identificarla. Mientras tanto, los funcionarios del aeropuerto han reunido dinero para comprarle ropa, medicinas y leche. Ellos mismos han escogido su nombre. Afortunadamente, el pequeño George Francis ha sobrevivido a la experiencia.

Más sobre: