Tony Blair habla en sus memorias sobre Diana de Gales, el 11-S y sus años como primer ministro

El ex jefe del gobierno británico publica 'A Journey', que llegará a España a principios de 2011, en medio de una gran expectación

El ex primer ministro británico, Tony Blair, ha vuelto a la portada de los medios de comunicación al salir a la venta sus memorias, tituladas “A Journey” (“Un viaje”). El libro, que no saldrá publicado en español hasta principios de 2011, repasa los momentos más importantes de Blair durante los 10 años que vivió en el número 10 de Downing Street.

Tal y como él mismo explica, este libro describe tanto la faceta humana como la política de un primer ministro, algo que ha “disfrutado mucho” escribiendo.

En las 718 páginas que dura el libro, el ex jefe del gobierno británico aborda todo tipo de temas, desde cómo vivió el proceso de paz de Irlanda del Norte o los atentados del 11 de septiembre de 2001, hasta la muerte de Diana de Gales, de la que se acaban de cumplir 13 años.

Blair recuerda que un mes antes de la trágica desaparición, se reunió con la “Princesa del Pueblo” y le comentó que su relación con Dodi Al Fayed le parecía un “problema”. Según afirma, era simplemente una corazonada, ya que no conocía en persona a Al Fayed. También recuerda cómo, tras la muerte de la Princesa en París, mostró todo su apoyo a la monarquía británica.

A lo largo de sus memorias, Blair hace memoria sobre los atentados del 11-S, que cambiaron el mundo. Dice que en un primer momento se sintió “misteriosamente tranquilo” a pesar del horror de la situación. Asumió que no sólo Estados Unidos era el objetivo ya que “todos teníamos los mismos valores”.

Probablemente, el capítulo que más polémica ha levantado ha sido en el que habla de algunas personalidades, como el ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, o su sucesor en Reino Unido, Gordon Brown. Del primero, destaca su “integridad” y lo describe como un “verdadero idealista”, y del segundo afirma que le parecía falto de “inteligencia emocional” pero reconoce su capacidad y brillantez en el cargo.

Blair también se analiza a sí mismo en “A Journey” y cuenta que de vez en cuando le gustaba tomar una copa, eso sí, puntualiza, siempre con un límite.

Más sobre: