Consejos para una 'vuelta al cole' segura y económica

La “vuelta al cole” significa, para muchas familias, un desembolso importante, de hecho las estimaciones de gasto en este capítulo rondan entre los 400 y 600 euros por niño en colegios públicos o concertados y 1.200 euros en privados. La OCU considera que este importante gasto se puede recortar si se repasa el material escolar que el niño tiene del año pasado y se reutiliza en la medida de lo posible (por ejemplo: rellenar el estuche cuesta unos 11 €) o si se comparan precios en la ropa y calzado escolar (equipamiento básico: desde 97€). Aunque siempre queda el enorme capítulo en libros (200 € aprox.)

Sin embargo, el ahorro no es el único parámetro que se tiene que tener en cuenta a la hora de adquirir lo necesario para volver al colegio. La OCU quiere recordar que la seguridad es esencial. Las estadísticas indican que el 19 por ciento de los accidentes infantiles se producen en el colegio. Mejorar el estado de los pavimentos del colegio, evitar suelos resbaladizos y arreglar escaleras en mal estado no es responsabilidad de los padres, pero realizar una buena elección tanto en la ropa que utilicen los niños, como en las mochilas que lleven, pueden contribuir a evitar esos accidentes o minimizar los daños en la espalda, en el caso de una mochila inadecuada.

Aquí les ofrecemos algunos consejos para que los más pequeños vuelvan a clase sin correr riesgos:

Ropa
La OCU recuerda que los cordones en capuchas o cerca del cuello son peligrosos. Es preferible elegir otro tipo de cierres como, broches, botones o tiras de velcro, si el niño es menor de 7 años. Los cordones elásticos suponen un peligro de lesión en los ojos.

Las cintas largas en la espalda también pueden representar un riesgo, pueden quedarse pilladas en las puertas del autobús, por ejemplo. Los cordones y las tiras de los pantalones deben quedar en la parte interior de la prenda.

Calzado
El pie de un niño crece uno o dos números por año hasta los 5 años, a partir de esa edad, crece un número por año. Los dedos deben tener espacio suficiente y libertad de movimientos dentro del zapato.
La suela exterior debe ser flexible y antideslizable (caucho o goma), la platilla mejor de cuero, para que absorber la transpiración.

Los cordones deben ajustar bien el zapato al empeine y el talón debe quedar firmemente sujeto. El material del borde superior del zapato debe estar acolchado para evitar roces.

Mochilas
La OCU recuerda que la carga de la mochila no debe superar el 10 por ciento del peso del niño. Lamentablemente, muchos colegios no lo tienen en cuenta y obligan a los niños a cargar con pesos excesivos, por eso es imprescindible adquirir una mochila adecuada.

Tanto las mochilas de espalda como las de ruedas tienen ventajas y desventajas. Con las mochilas de espalda el peso se lleva de forma equilibrada y es más fácil subir escaleras pero se lleva demasiado peso en la espalda y dan más calor. Si el niño va a llevar una de ellas, la OCU aconseja que el tamaño no sea superior al del torso del niño, que tenga asas anchas, regulables y un cinturón en la cadera para distribuir mejor el peso.

Si se elige una mochila de ruedas, la OCU aconseja que el niño se la cambie de mano para evitar descompensar la musculatura y alterne el agarre también con la palma hacia arriba para no forzar la muñeca siempre en la misma postura. Es básico que el modelo seleccionado se pueda ajustar a la altura del niño.

Material escolar
La OCU aconseja revisar el material escolar del que disponemos de otros años y aprovechar el que pueda servir para gastar menos. El material que se tenga que adquirir debe ser resistente y seguro: no se deben comprar productos con apariencia que induzca al niño a llevárselos a la boca (borradores con apariencia de pintalabios o comida), evitar comprar artículos con piezas pequeñas si hay niños menores de 3 años en casa, no dejarse embaucar por artículos caros que combinan el aspecto lúdico con una funcionalidad concreta ni menospreciar el riesgo por ello (tijeras con forma de animal), y por último, no adquirir productos muy perfumados o que destiñan.

La OCU ha realizado, también, un análisis de pinturas escolares (rotuladores, lápices y ceras) mediante el que ha comprobado que hay exceso de envases y un uso innecesario de compuestos tóxicos, como la acetona o compuestos orgánicos volátiles. La OCU ha solicitado al Instituto Nacional de Consumo que promueva la creación de una norma específica sobre seguridad de material escolar o que en su defecto se modifique la actual de juguetes, de forma que indique expresamente que afecta también a estos productos y se pongan límites a sustancias de riesgo, como los disolventes orgánicos. 

Más sobre

Regístrate para comentar