El 'milagro' de las cuatrillizas británicas

Tras ser concebidas de manera natural y después de siete meses de lucha por la supervivencia, las cuatrillizas prematuras ya están juntas en casa con su feliz familia

Hoy Gillian Holden y Marc Hanley, una pareja británica, se han despertado con una buena noticia. Por fin han podido llevarse a casa a la última de sus cuatrillizas, siete meses después de su nacimiento. Gillian desafió las probabilidades de 750.000 contra uno al quedarse embarazada de manera natural de cuatrillizos, pero la alegría pronto se disipó: una enfermedad durante el embarazo forzó una cesárea cuando los cuatro bebés (todas niñas) tan solo tenían 28 semanas.

Al nacer, las pequeñas pesaron entre todas 3,34 kilos y necesitaron cuidados especiales durante los primeros meses de su vida. Hoy las cuatro niñas han ganado la batalla, tras meses de dura lucha, y la pequeña Ellie se ha reunido con sus hermanas Lucy, Bethany y Millie, y con su hermana mayor, Abby de nueve años. Fue ella misma la que escogió los nombres de sus hermanitas y ahora ayuda a sus padres a darles de comer y en los baños. “Antes no tenía con quién jugar y ahora tengo cuatro hermanas”, dijo a la prensa británica.

La orgullosa mamá también ha contado su inmensa alegría: “Estoy completamente extasiada. No podría ser más feliz. Ha sido una espera muy larga y ahora por fin mis bebés están en casa”.

Gillian y Marc se quedaron en "shock" cuando un escaner a las 11 semanas del embarazo reveló que esperaban trillizas. Y la sorpresa fue aún mayor cuando, cinco semanas más tarde, supieron que en realidad se trataba de cuatro bebés. Se sintieron asustados, pero felices, ante su próxima numerosa familia.

No obstante, Gillian cayó enferma y los médicos hicieron lo posible por retrasar el parto el máximo tiempo posible. Desde el nacimiento, tanto los padres como las pequeñas han librado una dura batalla con la esperanza puesta en reunirse todos en casa algún día. Hoy ha llegado el momento y toda la familia, también la abuela, han celebrado la llegada de la pequeña Ellie.

Más sobre

Regístrate para comentar