Guía y botiquín de viaje para evitar sobresaltos en las vacaciones

Antes de partir a algún destino exótico se recomienda consultar al médico y tener en cuenta algunas indicaciones

En pleno mes de julio y con las temperaturas disparadas, son muchos los españoles que ponen kilómetros de por medio para disfrutar de sus vacaciones. Más de 12 millones viajan cada año al extranjero pero no siempre salen bien preparados. Según informa Efe, entre los 40 destinos más elegidos por los residentes en España se encuentran al menos diez países donde el riesgo de contraer alguna enfermedad infecciosa es alto.

A la vuelta a España, lo más diagnosticado entre quienes enferman en el extranjero es la diarrea del viajero (17,2 %), malaria (17%) y parásitos intestinales (10,4%), según un estudio del hospital Universitario Ramón y Cajal realizado a casi 3.000 personas con alguna dolencia después de su viaje a los trópicos.

Enfermar durante las vacaciones, como poco arruina el viaje, pero no todos son conscientes de las peculiaridades de los diferentes destinos. Por ello, es aconsejable consultar con el médico con tiempo suficiente antes de partir y seguir sus indicaciones. Los expertos destacan como zona de alto riesgoel África Subsahariana, sobre todo África del Oeste, algunas zonas de Oceanía, como Papúa Nueva Guinea o las islas Salomón, zonas muy concretas de la Amazonía brasileña y del sudeste asiático. La enfermedad más frecuente es la diarrea del viajero y la más grave, el paludismo.

Las grandes enfermedades

En destinos exóticos, las picaduras de mosquitos son un riesgo que no hay que infravalorar, ya que provocan enfermedades como la malaria y el dengue, dolencias para las que aún no existen vacunas. José Muñoz, especialista en Medicina Tropical del Clínic de Barcelona, afirma que es importante el conocimiento de la enfermedad y la utilización de "métodos barrera" para evitar las picaduras.

La malaria, muy extendida que afecta a prácticamente todos los países tropicales, puede resultar grave e incluso mortal, por lo que es importante prevenirla. Se recomienda usar repelente de mosquito y mosquiteras, así como tomar la profilaxis, bajo prescripción médica, si bien la posibilidad de contraerla no desaparece de forma absoluta.

El dengue es la otra gran enfermedad tropical. Tradicionalmente ha estado relacionada con Asia y América Latina, pero ahora viaja a Senegal y el resto de países de África del Oeste, incluyendo las islas de Cabo Verde, y se constata como una de las enfermedades infecciosas con mayor movilidad internacional, según Muñoz.

Botiquín exprés para las vacaciones
Lo más importante es recibir las vacunas necesarias antes de viajar. Para ello, es necesario consultar con el médico de cabecera, para evitar disgustos y complicaciones una vez de vacaciones.

Bajo la idea de que la salud también viaja, el Ministerio ofrece datos para prepararse antes, durante y después de un viaje internacional. Lo fundamental para antes del viaje es ir al médico, mientras que durante las vacaciones hay que tener en cuenta la alimentación, la bebida, la higiene personal, el calor, los accidentes o la altitud.

En caso de padecer alguna enfermedad que requiera algún medicamento específico se recomienda que el médico extienda un informe sobre ésta y recete medicación necesaria para todo el viaje, y mejor aún, escrito también en inglés.

Es importante elegir ropa de fibras naturales, como el algodón y el lino, y aconsejable cambiarse de vestimenta a menudo. En caso de agotamiento se recomienda tomar té y bebidas ricas en sales minerales (zumos de frutas o caldos de verduras).

La mejor forma de protegerse de la diarrea es no ingerir verduras crudas y tener especial atención a las ensaladas, no ingerir moluscos crudos, consumir sólo fruta pelada, beber agua embotellada y tener cuidado con los helados y la repostería.

En cuanto a las enfermedades de transmisión sexual, los expertos aseguran que éstas existen en prácticamente todos los países, siendo las medidas de prevención -preservativo- las mismas que en España.

También es recomendable llevar un botiquín con artículos de primeros auxilios, como el paracetamol, repelente de mosquitos, antiséptico para heridas y medicación, además de la antipalúdica si se viaja a una zona de riesgo de malaria, y contra la diarrea.

Los expertos también aconsejan, si no está incluido en el viaje, contratar un seguro médico, cuyo precio medio ronda los 70 u 80 euros una semana fuera de Europa. Algunas enfermedades tropicales no se manifiestan inmediatamente, por lo que a la vuelta, si se necesita ir al médico, no hay que olvidar decirle que se ha realizado un viaje.

Más sobre: