¿Qué gastos estamos dispuestos a recortar los españoles con la crisis?

La mitad compra productos más baratos y más de un tercio tendrá que reducir sus vacaciones

Cerca de la mitad de los españoles (46 por ciento) ha optado por comprar productos más baratos para afrontar la crisis y algo más de un tercio (36 por ciento) han decidido recortar sus vacaciones, de acuerdo con una encuesta del experto en seguros Genworth Financial que recoge Efe.

Otra de las conclusiones de esta encuesta establece que los hogares españoles preferirían reducir su gasto en televisión y en cenar fuera antes que quedarse sin Internet en casa o dejar de utilizar el teléfono móvil. Así, señala que los gastos básicos en comida y ropa, transporte y conexión fija a Internet en casa son considerados como prioritarios en la elaboración del presupuesto familiar, por encima de los gastos en cuidado personal de lujo y entretenimiento.

En consecuencia, por ser los gastos más fáciles de reducir, el 85 por ciento de los españoles podría pasar sin televisión de pago, el 74 por ciento podría restringir las actividades de entretenimiento y placer y el 65 por ciento podría recortar sus vacaciones.

De acuerdo con este estudio, "la compra de productos más baratos es una tendencia generalizada en todos los grupos de edad", mientras que por género las "mujeres muestran una gran flexibilidad a la hora de recortar si se comparan con los hombres".

Las mujeres apuestan por mantener el gasto en productos de cuidado personal de lujo y los varones en móvil, Internet o en la televisión de pago. Por grupos de edad, las personas comprendidas entre 25 y 34 años "son las que hacen los recortes con menos disgusto dentro de lo que cabe". Las personas entre los 45 y los 65 años están más interesadas en las actividades sociales y en las vacaciones, mientras que los más jóvenes prefieren mantener sus suscripciones a los gimnasios y pagar por la televisión de pago, pero se muestran más dispuestos a recortar los costes relacionados con la diversión fuera de casa.
Los mayores se muestran más reticentes a recortar en sus vacaciones, mientras que los jóvenes se muestran reacios a recortar en sus cuidados personales.

Más sobre: