¿Demasiado atractiva para trabajar en un banco?

Debrahlee Lorenzana, una mujer de 33 años, ha sido despedida de su trabajo por ser "demasiado sexy"

Se suele decir que la belleza abre muchas puertas. De ser cierto, Debrahlee Lorenzana, una mujer neoyorkina de 33 años, encarnaría la excepción perfecta, y es que ha sido despedida de su trabajo por ser demasiado atractiva. Su historia ha dado la vuelta al mundo después de que el periódico Village Voice se hiciera eco del insólito caso. Al parecer, es demasiado guapa para trabajar en un banco.

Lorenzana trabajaba en una sucursal de Citybank en Manhattan y el verano pasado perdió su trabajo. Según cuenta, sus jefes le dijeron que tanto sus compañeros masculinos como algunos superiores no podían concentrarse en su trabajo porque su apariencia les distraía demasiado. Le ordenaron que no vistiera con jerséis de cuello vuelto, faldas lápiz, tacones o trajes ajustados. Y lo más insólito de todo es que estas directices sólo eran para ella, ninguna de sus compañeras recibió un "consejo" similar. Y cuando poco después fue despedida, Lorenzana demandó a su empresa. Ahora será un juez quien deba decidir si el despido fue procedente (como asegura el banco, sin nada que ver con su atuendo) o improcedente.

Lo que es evidente es que la joven, de madre puertorriqueña y padre italiano, posee una gran belleza. La joven llegó a Nueva York hace 12 años, cuando tenía 21 y estaba embarazada. Pronto destacó en su profesión, consiguió introducirse en el mundo de las finanzas y llegó a cobrar 70.000 dólares al año. No obstante, también ha vivido episodios desagradables en el trabajo: en 2003 denunció acoso laboral.

Hoy Lorenzana se describe como una mujer profesional y trabajadora, y asegura que su prioridad es el bienestar de su hijo. La joven asegura que le encanta la moda, y que suele combinar prendas de marcas como Zara, con otras de primeras firmas como Burberry, Hermès, Louis Vuitton o Roberto Cavalli.

Más sobre

Regístrate para comentar