26 MAYO 2010

Claves para montar un negocio en tiempos de crisis

Son muchos los que ven en el autoempleo una solución ante el paro

Ampliar

Montar un negocio, una solución al desempleo en tiempos de crisis.

 
Por la OCU
Con la crisis económica muchos ciudadanos se han quedado sin trabajo. Ante un desolador mercado laboral, hay quien piensa en el autoempleo. Poner en marcha un negocio propio y encontrar la financiación necesaria puede parecer difícil. Ahora hay más posibilidades.

Ante esta situación muchas personas se plantean montar un negocio propio. Elegir bien el tipo de actividad, buscar financiación, realizar los trámites... todo ello supone un reto y requiere un gran esfuerzo. No es pan comido, pero conseguirlo es posible.

Lo primero, el plan de empresa, su tarjeta de visita
Para valorar la viabilidad económica de un proyecto, lo primero que se debe preparar es un Plan de Empresa. Este documento servirá para presentar su proyecto de cara a obtener financiación, optar a subvenciones públicas o encontrar socios que le apoyen económicamente.

El Plan de Empresa debe incluir la descripción de la actividad, la localización del negocio (alquiler o compra), las inversiones necesarias (obra en el local, mobiliario...), la financiación con la que pretende contar (recursos propios, préstamos...), el personal necesario, los gastos mensuales (luz, publicidad...), el margen sobre el negocio y los ingresos estimados, entre otros detalles.

Después, elegir ser autónomo o constituir una sociedad
La decisión de la forma jurídica se basa, sobre todo, en la responsabilidad que se asume y en cuestiones fiscales.

La responsabilidad como autónomo es mayor. El empresario autónomo responde frente a las deudas con todo su patrimonio, incluso con el de su cónyuge si está casado en bienes gananciales. En el caso de algunas sociedades, la responsabilidad de los socios queda limitada a sus aportaciones. En los últimos años se han creado empresas mediante la fórmula de Sociedad Limitada Nueva Empresa, cuyos trámites son más sencillos.

Depende de su tributación en el IRPF. Si la tributación en el IRPF queda por debajo del 30%, es más ventajoso ser empresario individual. En el caso contrario, conviene constituir una sociedad, que tributará al 30% en el Impuesto de Sociedades si se trata de una empresa pequeña. Si su base imponible del Impuesto de Sociedades es menor de 120.202 euros anuales y su IRPF supera el 25% también le interesará más una sociedad. Tenga en cuenta que si una actividad profesional la realiza en su propia casa, tendrá menos gastos deducibles.

Puede financiarse cobrando de una vez el 60% de su paro
En la Oficina de Empleo se puede solicitar el pago de la prestación por desempleo de una sola vez para poner en marcha un negocio. En realidad no se cobra todo el importe que le corresponda, sino el importe correspondiente a la inversión inicial necesaria, incluyendo las cargas tributarias, hasta un 60% de la prestación que le quede por percibir. La prestación por desempleo cobrada en el pago único está exenta de tributación en el IRPF hasta 15.000 euros.

Para solicitar el pago único deben cumplirse determinados requisitos, por ejemplo, ser beneficiario de una prestación contributiva por desempleo y tener pendiente de recibir, a fecha de la solicitud, al menos tres mensualidades. Tendrá que presentar una memoria del proyecto, el Plan de Empresa y alguna otra documentación que respalde su viabilidad. El autónomo está obligado a iniciar su actividad profesional en el plazo de un mes desde que recibe el importe de la prestación.

Créditos del ICO con condiciones ventajosas
El Instituto de Crédito Oficial (ICO), a través de su línea ICO – Emprendedores 2010, ofrece financiación a las microempresas y autónomos que inician una nueva actividad. El importe máximo de estos créditos es de 300.000 euros, en una o varias operaciones, y se puede financiar hasta el 100% del proyecto.

Con los créditos del ICO, que se tramitan a través de los principales bancos y cajas, se bonifica al cliente un 1,50% del tipo de interés de la operación. Teniendo en cuenta esta bonificación, la TAE para un préstamo fijo a cinco años sin carencia sería del 2,989%, y para un préstamo variable, del 1,843% (datos de marzo de 2010). Las entidades de crédito no pueden cobrar comisión de apertura, estudio o disponibilidad. Estos créditos del ICO son compatibles con otras ayudas de organismos públicos.

Microcréditos, pequeños préstamos a bajo interés
Otra opción de financiación es el microcrédito, es decir, un pequeño préstamo a bajo interés (aunque no tan bajo como la línea de financiación del ICO) y con gran flexibilidad para su devolución. Los bancos suelen concederlos según la confianza que inspire el proyecto.

Subvenciones para casi todos
Existen también subvenciones y ayudas para fomentar el autoempleo en función de las circunstancias del emprendedor y el grado de dificultad para su inserción laboral: desempleados de larga duración, menores de 30 años, mujeres menores de 35 años, discapacitados o víctimas de la violencia de género.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Más noticias sobre...