Grandes ausencias en el funeral por el Presidente de Polonia y su esposa debido a la nube de ceniza que impide el tráfico aéreo

Los Reyes de España, Barack Obama y Nicolás Sarkozy son algunos de los mandatarios que no han podido asistir debido a la nube de ceniza que impide el tráfico aéreo

Miles de polacos han tenido la oportunidad, desde primera hora de la mañana de dar el último adiós a su Presidente, Lech Kaczynski, y a su esposa María, fallecidos en un terrible accidente aéreo hace ocho días. Los féretros con sus restos mortales llegaban a la Basílica de Santa María, en Cracovia, para que los ciudadanos pudieran presentarles sus respetos.

El cortejo fúnebre acompañó al matrimonio presidencial desde el aeropuerto de Belice hasta la Basílica, mientras muchos polacos tiraban flores a su paso. Al mediodía comenzaba el funeral con la destacada ausencia de muchos de los mandatarios que habían anunciado su presencia. La nube de cenizas procedente del volcán del glaciar islandés Eyjafjalla ha provocado el cierre de muchos aeropuertos por lo que su llegada a Polonia para asistir a las exequias no ha sido posible. Don Juan Carlos y doña Sofía, Carlos de Inglaterra, Carlos Gustavo de Suecia, Barack Obama, Nicolás Sarkozy o Angela Merkel son algunos de los asistentes que habían confirmado que irían y que finalmente no podrán estar presentes en el último adiós a los Kaczynski,

En un principio fueron 98 los países que confirmaron que sus representantes estarían presentes en el funeral, número que se verá notablemente reducido por las circunstancias aéreas. Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, México o India no contarán con representante en la ceremonia.

Mucho más privada e íntima ha sido la inhumación de los restos mortales del Presidente y su esposa, que han recibido sepultura en el Castillo de Wawel de Cracovia. Tan sólo familiares han tenido acceso a este acto.

La pareja descansará para siempre en un sarcófago junto al que será instalada una placa en recuerdo de las 96 víctimas que perecieron en el avión con destino a la localidad rusa de  Smolensk.

Más sobre

Regístrate para comentar