Recuperado un botín por valor de 300 millones en joyas y antigüedades en Tarragona

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hermanos, de 20 y 24 años, como presuntos autores del magnífico robo en la casa de un noble aficionado al coleccionismo de piezas de gran valor

La casa de Llorenç Jaume Grau, heredero de la aristocracia del siglo XIX y activo coleccionista de valiosas antigüedades, es un auténtico tesoro, a tenor de las piezas que posee. Y, desgraciadamente, también un suculento botín para los ladrones. Los Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos hermanos, de 20 y 24 años, como presuntos autores del robo de joyas y antigüedades valoradas en 300 millones de euros de una casa señorial de Riudecols (Tarragona), han informado fuentes de
la investigación a la agencia Efe. El “robo del año”.

Los hechos se produjeron el 14 de marzo en la casa que Llorenç Jaume Grau, un conocido noble aficionado a coleccionar joyas, obras de arte y antigüedades, posee en el centro de la pequeña población de Riudecols, de un millar de habitantes.

Al parecer, los detenidos, junto con otra persona que todavía no ha sido arrestada -aunque está identificada- y aprovechando que sus moradores no estaban en casa, accedieron por la fuerza a la tercera planta de la vivienda y se llevaron un centenar de joyas y obras de arte, alguna de ellas de gran valor, como un relicario de plata con la costilla de Santa Baldesca datado del siglo XII.

Según la denuncia interpuesta por el propietario de la vivienda, el valor de los objetos sustraídos alcanzaría los 300 millones de euros, un extremo que tendrán que confirmar expertos en la materia, según ha explicado, en declaraciones a los periodistas el responsable del área territorial de los Mossos d'Esquadra, Joan Maria Molet.

De éstos, se han podido recuperar diversas jarras, bandejas, salseras, cucharas, tenedores -todas ellas de plata-, dos cámaras fotográficas antiguas de gran valor, diversas medallas y medallones también de plata y una docena de colgantes con diferentes piedras preciosas incrustadas.

Entre otros, también se han podido recuperar siete diademas de plata con diferentes pedrerías de diamantes, perlas y rubíes, agujas de pecho, pendientes y el relicario de plata con la costilla de Santa Baldesca datado del siglo XII, que sería la pieza más importante de la colección. "Hemos recuperado entre el 80 y el 85% del botín, y trabajamos para localizar el resto de las piezas robadas, datadas entre el siglo XII y el siglo XX", ha explicado Molet.

Los objetos robados se encontraban en una bolsa enterrada en el jardín de la masía de Riudoms donde vivían los detenidos, ambos de nacionalidad rumana, Claudiu Ionut T., de 20 años, y su hermano Ovidiu Stefanet T., de 24, que han ingresado en prisión acusados de un delito de robo con fuerza por orden del juzgado de Reus que instruye el caso.

Según ha señalado el jefe del área territorial de los Mossos d'Esquadra, los investigadores empezaron a sospechar de los hermanos después de que éstos denunciaran que habían sido víctimas de un ataque violento por parte de cuatro individuos en su masía, sin poder explicar un móvil aparente, como un robo o un asunto de drogas, según Efe.

Para investigar la denuncia, los agentes se desplazaron a la vivienda y, durante la inspección ocular, descubrieron en el vehículo de uno de los detenidos una cámara digital con una fotografía en la que se podían observar los objetos robados expuestos en la mesa del comedor de la masía.

En dicha imagen, se veían los brazos de dos hombres, lo que hizo sospechar que el robo fue cometido por tres individuos: los dos hermanos detenidos y un tercero que está identificado, aunque todavía no ha sido detenido y que podría tener en su posesión el resto del botín.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más