La cooperante española liberada en Mali ya está en Barcelona: 'Estoy muy feliz de estar en casa'

Alicia Gámez, que fue capturada junto a Roque Pascual y Albert Vilalta el pasado 29 de noviembre en Mauritania, ha vuelto a España en compañía de su hermano, un médico, un psicólogo y la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez

La suya ha sido una historia con final feliz. Después de 100 días de angustia y temor por lo que pudiera sucederle, la voluntaria catalana Alicia Gámez, secuestrada por Al Qaeda, ha sido puesta hoy en libertad al norte de Mali. Gámez fue capturada junto a los también españoles Roque Pascual y Albert Vilalta el pasado 29 de noviembre en una carretera de Mauritania, a unos 150 kilómetros de Nuakchot.

Tras más de tres meses de cautiverio, la voluntaria fue trasladada en un coche al aeropuerto de Gao, al norte de Mali, y tras volar junto a Philomème Kabourée, esposa del italiano Sergio Cicala que también ha sido liberada, en dirección a la capital de Burkina Faso, Uagadugú, ha cogido un avión de las fuerzas aéreas que la ha llevado de vuelta a Barcelona junto a Soraya Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación Internacional.

"Estoy muy feliz de estar en casa", ha declarado Alicia tras ser recibida en el aeropuerto de El Prat por el presidente catalán, José Montilla; el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu; el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel; la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, y miembros de la ONG en la que coopera. Gámez ha asegurado igualmente que "su felicidad será completa cuando liberen a sus compañeros Roque y Albert."

Ni el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ni el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, han querido confirmar o desmentir el pago de un rescate por la liberación. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y Soraya Rodríguez se trasladaron a Barcelona para trasladar la noticia a los familiares de los secuestrados, a quienes aseguraron que seguirán esforzándose hasta conseguir la liberación de los otros dos rehenes. Los dos españoles son, junto al cooperante italiano, los tres europeos aún retenidos en el desierto de Mali.

Alicia Gámez trabaja en el juzgado de primera instancia número 26 de L'Hospitalet de Llobregat como funcionaria de Justicia desde hace alrededor de 20 años. Separada y sin hijos, dedica buena parte de su tiempo a proyectos de cooperación. Además de ser miembro de la junta de la ONG Barcelona-Acció Solidària, era también la responsable de varios proyectos de cooperación en la población senegalesa de Thionck-essyl y participa en la Caravana Solidaria por África occidental desde el año 2000.

Como cooperante en la Caravana Solidaria, Gámez se había hecho querer y respetar por sus compañeros, quienes la definen como una “buena persona”, una “mujer feliz” y “un ejemplo como trabajadora, comprometida y muy buena compañera”.

Más sobre: