Las guarderías españolas son muy caras y hay pocos centros públicos

La OCU realiza una encuesta para conocer datos y opiniones a cerca de las guarderías españolas

   Por la OCU. La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha realizado una encuesta a más de 2.100 españoles, con hijos de entre 1 y 3 años, para averiguar el grado de satisfacción con las guarderías, saber lo que pagan por ellas y comprobar la oferta de guarderías públicas en la actualidad. Dos de las conclusiones principales de dicha encuesta -que se publica en la revista ‘OCU-Compra Maestra’ del mes de marzo- son el elevado grado de satisfacción y la escasez de oferta pública.

El 35 por ciento de los encuestados no lleva a sus hijos a guarderías porque prefieren tenerlos en casa, atendidos por ellos mismos o bien con una persona que les cuide (en uno de cada cuatro casos son los abuelos quienes desempeñan esta función). El 58 por ciento lleva a sus hijos a una guardería privada y el 42 por ciento a una pública. Sin embargo, estos datos no significan que los españoles prefieran las guarderías privadas, sino que la escasez de plazas públicas es un hecho: más de la mitad de los encuestados que llevan a sus hijos a una guardería privada lo intentaron primero en una pública sin éxito.

 

null

 

Si bien es verdad que los encuestados consideran que las guarderías públicas son más baratas y están mejor equipadas, hay otros factores que obligan a muchos padres a decantarse por un centro privado como son una mayor flexibilidad horaria, la posibilidad de dejar a los niños en el centro durante los meses de verano, Navidad o Semana Santa, una mayor tolerancia frente a los problemas de salud de los pequeños, o la cercanía al domicilio.

Una de cada tres familias encuestadas afirma que el gasto en guardería afecta mucho a su economía. El precio de las privadas alcanza de media los 360 euros al mes (120 euros más que las públicas). A este importe hay que sumarle el de los pañales, cremas y toallitas. Sin embargo el coste de la guardería no es igual en todas las comunidades autónomas: una guardería pública cuesta por término medio 71 euros al mes en Extremadura, frente a los 221 euros de Cataluña, 179 euros de Madrid, 174 de Baleares, 147 en el País Vasco o 148 euros de Murcia.

Las desigualdades son si cabe más graves en la oferta de plazas públicas: mientras que el 71 por ciento de los niños extremeños tienen plaza en una pública, sólo un 23 por ciento de los valencianos acuden a centros públicos, teniendo que decantarse por las guarderías privadas por las que pagan 240 euros de media al mes.

La OCU también preguntó por el grado de satisfacción de los padres con las guarderías a las que llevan a sus hijos. Tanto las guarderías públicas como privadas alcanzan un notable. Afirman estar muy satisfechos con la relación entre el educador y el niño y entre aquel y ellos mismos. Otros aspectos como proyecto pedagógico, limpieza de la guardería, temperatura y alimentación son valorados de forma muy positiva. El coste, precio de las comidas y espacio para dejar los carritos son los puntos peor valorados por los encuestados.

La OCU se lamenta de la distribución desigual de la oferta pública de guarderías en las Comunidades Autónomas, como de las enormes diferencias de precio. Por otra parte, la encuesta revela las dificultades de algunos padres para cuidar a sus hijos cuando están enfermos, por esto, la OCU pide a la administración que fomente la flexibilidad de horarios en las empresas, para que no sea necesario utilizar días de vacaciones cuando el niño enferme.

Más sobre: