La autoría de la trilogía Millenium, entre el rumor y la polémica

Algunos amigos del fallecido Stieg Larsson apuntan a su viuda como autora de los libros

Suecia vive estos días entre los rumores y la polémica generada, por algunos comentarios que en los medios suecos se vienen publicando sobre la autoría de una de las trilogías más vendidas en la historia de la literatura, Millenium, con más de 25 millones de copias vendidas.

Desde que muriera Stieg Larsson, la familia del autor y su viuda han mantenido una batalla legal por los derechos editoriales que han generado las ventas de los libros. Desde el principio, Eva Gabrielsson, con quien Larsson estuvo conviviendo más de 20 de años pero con la que nunca se casó, perdió la propiedad de los derechos a favor del padre y el hermano de Larsson, con quien el autor no trataba desde hacía años y con quienes no mantenía una buena relación.

Eva Grabielsson, además de compañera sentimental de Larsson, fue quien inspiró en el autor el deseo de comenzar esta obra. Su colaboración no sólo se limitaba a ser su compañera ya que en muchas ocasiones, ambos reconocieron que Eva no sólo corregía los textos de Larsson sino que además participó activamente en la trama de su novela.

La propia Eva declaró la semana pasada en el diario danés ‘Politiken’, que ella ‘no sólo hacía las revisiones de los borradores’. Tras esta declaración de la viuda de Larsson, numerosas voces han estado participando activamente en el debate público sobre la autoría real de la trilogía. 

Algunas de ellas apuntan a Eva Grabielsson como coautora de la trilogía aunque también son muchas las voces que piensan que ésta jugada, es oportunista e interesada y que busca una manera de recibir parte de los derechos editoriales de las ventas, que tan sólo recaen sobre el padre y el hermano del fallecido.

El que fuera el jefe de Larsson durante años, Anders Hellberg, se ha pronunciado también y ha mostrado sus dudas sobre la autoría. Duda que lo haya escrito Larsson ya que en su opinión, Larsson utilizaba siempre un lenguaje muy pobre y ordenaba mal las palabras. Se sumó a esta opinión el que fuera uno de los mejores amigos del autor, el también periodista Kurdo Baksi. Éste ha querido revelar, que en su opinión Larsson se inventaba casi todas las entrevistas y escribía textos absurdos.

Mientras algunos amigos y compañeros del fallecido autor se han jactado en ensuciar su nombre, otros han desmentido cualquier comentario al respecto han apuntado al deseo de la viuda de conseguir parte de los derechos.

La editora de los libros, Eva Gedin ha querido zanjar la polémica demostrando que Larsson llegó con los libros en manuscrito y que cualquier opinión que dude de la autoría, no es más que una tontería que busca el interés de una herencia millonaria.

Al final, todo saldrá a la luz.

Más sobre

Regístrate para comentar