Crece el escándalo político en Irlanda: La Primera Dama, Iris Robinson, será destituida de sus cargos por sus infidelidades

Además de Kirk McCambley, el joven de 19 años con el que se la relacionó en un principio, podrían existir otros dos amantes

El escándalo político que sacudió Irlanda hace tan sólo unos días continúa. El Primer Ministro de Irlanda del Norte, Peter Robinson, ha visto en cuestión de horas cómo su honor e intimidad se veían seriamente afectados por las infidelidades de su esposa, Iris.

En un principio, Peter Robinson confesó que su mujer le había sido infiel con un joven de 19 años llamado Kirk McCambley. Una crisis matrimonial que podría haberse mantenido en privado si no fuera por el perfil público de los protagonistas: Peter es el primer mandatario norirlandés y su mujer, Iris, es su asesora y diputada de la Asamblea de Stormont y del Parlamento de Westminster.

Robinson, con los ojos llorosos, confesó ante las cámaras la infidelidad de su esposa con el joven Kirk: "Amo a mi esposa y siempre le he sido fiel. Con humildad y arrepentimiento, Iris buscó mi perdón. Se declaró la única responsable de sus actos y yo la perdoné". El Primer Ministro tenía otro motivo para perdonar a su mujer: el intento de suicidio de ésta en diciembre tras anunciar su retirada de la política por depresión.

Anteriormente a esta confesión, la señora Robinson había explicado los detalles de su aventura en un comunicado, en el que aseguraba que esa relación no tuvo "ningún significado emocional o duradero". La Primera Dama norirlandesa aseguraba que comenzó de un modo "completamente inocente" con un hombre al que visitaba después de la muerte de un familiar. No obstante, un dominical norirlandés publica ahora que precisamente este familiar fallecido, William McCambley, padre de Kirk, fue otro de sus amantes. Y además, en esta publicación aseguran que existe un tercer amanteun colega de su partido, el Partido Unionista Demócrata (DUP), con el que se relacionó en los años 80 y con el que, al parecer, fue sorprendida en su propia casa por los dos guardas que vigilaban el domicilio familiar.

Estos acontecimientos podrían crear una crisis de Gobierno en su país. De momento el escándalo ya ha tenido la primera consecuencia: la decisión del DUP de destituir a Iris Robinson de sus cargos de concejala de Castlereagh y diputada en Westminster y en Stormont.

Más sobre: