La mitad de España amanece en alerta por nieve y lluvia

La nieve, el hielo y el frío dificultan la circulación en las ciudades

¿Quién no se ha imaginado alguna vez unas navidades blancas? Este año, parece más una realidad que otra cosa. Oficialmente el invierno llega hoy como estación, aunque durante las últimas semanas se ha ido dejando ver un poco más, con unas temperaturas realmente bajas.

La mayor parte de la península está en alerta por viento y nieve. En algunos casos, como en Madrid, las calles, coches y carreteras han amanecido cubiertas de una espesa nieve, que según avanza la mañana se va convirtiendo en hielo por la caída de lluvia, que no ha cesado desde primera hora del día. Se recomienda por parte de las autoridades no utilizar el coche salvo que sea absolutamente necesario. Muchas personas han utilizado su coche para ir a trabajar y las carreteras han estado colapsadas desde primera hora de la mañana. Se puede consultar el estado real de las carreteras en la página web de la Dirección General de Tráfico.

Según las últimas informaciones meteorológicas, la situación se presentaría en alerta por nieve en las provincias de Aragón, Castilla y León, Madrid, Navarra, La Rioja, Cuenca y Guadalajara, mientras que estarían bajo alerta por lluvia las provincias del sur peninsular y del norte del país.

Las temperaturas son además tremendamente bajas. En general, la península está siendo azotada por una fuerte ola de frío, que en algunos casos, está llevando hasta los 20 grados bajo cero a algunas zonas del país.

La cota de nieve está más baja de lo normal, y se situará en el norte, entre los 200 y 600 metros, mientras que en el sur, la nieve sólo se podrá ver a partir de los 1.200 metros de altura.

Protección Civil recomienda a todos los conductores extremar las precauciones si se utiliza el coche. Hay que tener especial cuidado con las placas de hielo que se quedan en la carretera tras la lluvia, revisar bien el vehículo antes de usarlo, así como llenar el depósito de gasolina y llevar cadenas para las ruedas.

Del mismo modo, si pensamos viajar, es imprescindible llevar cargada la batería del teléfono móvil e incluso una de recambio, así como ropa de abrigo y algo de comida o agua. En caso de tener cualquier problema de aislamiento en la carretera, es imprescindible quedarse en el coche e intentar comunicar el problema y esperar a la asistencia.

Bajo este panorama de frío y viento polar, nos aproximamos a la Navidad, que este año se pinta más blanca que nunca.

Más sobre: