La Cumbre de Copenhague, a punto de clausura y sin un acuerdo final

Los líderes mundiales ultiman las negociaciones para reducir las emisiones contaminantes

La Cumbre de Copenhague, que se clausura hoy en Dinamarca, buscaba un compromiso para frenar el impacto medioambiental. El debate social se centraba entre el escepticismo de lograr un acuerdo vinculante y la esperanza de encontrar soluciones prácticas al deterioro del planeta. A la espera de que las negociaciones finalicen a medianoche, lo cierto es que a estas horas aún no existe luz sobre un acuerdo final entre los negociadores.

El último borrador de acuerdo establece obejtivos de reducción de emisiones contaminantes tanto para países ricos como para los pobres. Los ricos, en un 80% para 2050 y los pobres, entre un 15% y un 30%. Con todo, la fecha límite para adoptar un acuerdo vinculante que no quede en la misma situación de Kioto es deiciembre de 2010.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama se ha desplazado en un viaje relámpago hasta la capital danesa para ratificar las palabras de Hillary Clinton sobre las medidas que Estados Unidos emprenderá para frenar las emisiones de gases a la atmósfera. Con la frase de “América hará lo que ha dicho”, el presidente asegura que esta es una propuesta de acción y no de palabras. En definitiva, que para 2020 reducirán las emisiones en un 17% (sobre el nivel de 2005) hasta llegar a un 80% en 2050. Además, aportarán la financiación necesaria para dos fondos multilaterales.

El principal escollo lo ha protagonizado China, que no disminuirá sus emisiones, sino que las frenará. La segunda potencia económica mundial (tras Estados Unidos). Así, en 2020 reducirá sus emisiones entre un 40 y un 45 por ciento, con la particularidad que lo hará en función de su Producto Interior Bruto (PIB), y no sobre las totales.

Precisamente China y Estados Unidos son los dos países más contaminantes, y por ello es imprescindible un acuerdo en materia medioambiental entre las dos potencias. En este sentido, su intervención ante el plenario, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió ayer a los dos gigantes que no fallen "en esta cita histórica" y apeló a "su responsabilidad ante el mundo".

Por su parte, la Unión Europea ya anunció un serio compromiso para disminuir las emisiones hasta un 30%. Asimismo, Europa concederá a los países pobres una ayuda de 7.200 millones de euros, en la que España participará con 375 millones de euros.

Más sobre

Regístrate para comentar