El Ártico podría derretirse por primera vez, desde hace 15 millones de años

El deshielo es más acentuado que las predicciones más pesimistas

A día de hoy, se puede decir que la gente está más que acostumbrada, de oír hablar acerca del cambio climático y sus consecuencias. La emisión de gases tóxicos, el impacto medioambiental, el calentamiento global y las demás premisas ecológicas, nos han estado llegando durante los últimos años, de manera especial, pero, ¿sabemos cuales son realmente las consecuencias de este cambio climático?

La mayoría de la gente ignora la dimensión de este problema, que actualmente se está convirtiendo en uno de los principales puntos, en las agendas de los principales mandatarios mundiales. La razón no es otra, que la de poner en su sitio, un asunto tan importante como este, y más aún viendo los resultados de las últimas investigaciones al respecto.

Y es que el Ártico, podría estar completamente derretido en muy poco tiempo, apenas en unas décadas.

Toda la región del Ártico, que comprende zonas desde Canadá hasta Rusia, incluyendo Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia o Islandia, está sufriendo un acelerado proceso de deshielo, que se adelanta a las previsiones de los científicos más pesimistas al respecto. De hecho, la situación a día de hoy, debería haberse producido en la década de 2020.

El Ártico comenzó a congelarse hace 47 millones de años, aunque nunca lo hizo de manera permanente hasta hace cerca de 15 millones de años. Hasta entonces, el Ártico se congelaba en invierno y se derretía en verano, situación que de producirse ahora, traería consigo unas consecuencias dramáticas, según Nalan Koc, investigadora del Instituto Polar Noruego, en una entrevista para la revista Nature.

¿Qué podemos hacer para evitar cualquier consecuencia?

Las previsiones, como dijimos anteriormente, han sido peores de las que se esperaban. Si la situación actual se calculó que se produciría en la década de 2020, según los informes más pesimistas, la solución a corto plazo, nos deja en cierto modo con las manos atadas.

La única manera de saber un poco más sobre el deshielo en el Ártico es conociendo la historia, y por tanto, estudiando y analizando los restos de hielo y los sedimentos en el subsuelo marino.

Para ello, se ha creado el consorcio Ecord, en el que participan 14 países, entre ellos España, y que tiene el objetivo de conocer y estudiar al máximo, el problema del cambio climático en el Ártico. ‘Si logramos averiguar lo que sucedió en el pasado geológico, podremos utilizar ese conocimiento para afrontar el futuro’ según Jan Backman, de la Universidad de Estocolmo y partícipe en esta iniciativa.

Y no es poco lo que nos jugamos con el deshielo. Simplemente, imaginen las consecuencias. Si todo se derritiera, subiría como es lógico el nivel del mar, y se cubrirá de agua todo lo que esté a ala altura actual del océano, en algunas zonas con más virulencia que en otras, pero en definitiva, serían muchas las zonas del planeta que quedarían sumergidas.


Más sobre: