Los comerciantes del Barrio de Salamanca denuncian que pierden más de un 50 por ciento de beneficios por las obras

La calle Serrano en Madrid, la más afectada

Madrid es una ciudad con historia, pero con la vista puesta en el futuro. Desde hace años, la ciudad no ha dejado de crecer, al mismo tiempo que, plazas, parques, calles y edificios de la ciudad, han sufrido mejoras u obras de restauración.

La opinión general de todos los ciudadanos, cuando se arregla o se mejora algún tipo de vía pública, suele pasar por distintas fases. Normalmente, la primera es de enfado. Siempre que se hace una obra, se corta el tráfico, se utiliza la acera pública o incluso se cortan líneas de transporte público, ya sea metro o autobús. La segunda fase, es de resignación. No hay más remedio que soportar las molestias. Al fondo se puede percibir un foco de esperanza porque cuando se termine la obra, el resultado será mejor que antes de emprender la tarea. La tercera fase, suele tener más complicaciones. Si bien las obras se retrasan y los ciudadanos comienzan a perder la paciencia, o el final de las obras no resulta tal y como se prometió en su día, cuando llegamos a este punto, comienzan los problemas reales de soportar una obra durante mucho tiempo.

Si a esto le sumamos que las obras no sólo afectan a los propietarios de las casas, sino también a una amplia zona comercial, el retraso se traduce solamente en una palabra, crisis. Y no es momento para más crisis.

Ante la tremenda obra que el Ayuntamiento de Madrid tiene en funcionamiento en la calle Serrano y en sus alrededores, la Asociación de Comerciantes afectados por las obras, ha contratado los servicios del despacho Anteo Iuris, para que defiendan su problema ante la Administración, en primer lugar, y ante los tribunales si no consiguen nada por parte del ejecutivo.

Según el despacho de abogados, los comerciantes de esta zona, que comprenden cerca de 200 comercios, han dejado de percibir por culpa de las obras, más de un 50 por ciento de sus beneficios con respecto al 2008. En algunos casos, como los comercios que se encuentran en la cera izquierda de la calle Serrano, esquina con la calle Goya, las pérdidas en sus tiendas pueden superar el 70 por ciento con respecto al 2008. Una situación insostenible, que ha obligado a cerrar sus escaparates a numerosos comercios.

Además, el despacho que representa a estos comercios, ha querido hacer hincapié que durante el proceso de las obras, el Ayuntamiento no ha contado con la opinión de los comerciantes en ningún momento.

Durante los meses de julio, agosto y septiembre de este año, las obras no continuaron y quedaron paradas, por ser de contratas privadas. Además, todos los escombros y basuras que va generando la obra, se aglutinan en el exterior, donde los comerciantes han querido denunciar el hecho que estas obras se produzcan desde arriba, y no desde abajo, lo que hubiera permitido a los comerciantes y a los viandantes, disfrutar un poco mejor, de una zona tan emblemática como caótica, en estos momentos.

El Ayuntamiento de Madrid, además está usando a las empresas que construyen los parking subterráneos, para que paguen las obras del exterior, con lo que trabajan como si fuera una empresa de construcción normal, con su horario normal y sus tiempos de obra.

A un mes de las fiestas de Navidad, momento crucial para la venta en comercios de esa zona, las obras no se tiene muy claro cuando finalizarán.

Según el despacho de abogados Anteoiuris, en el mes de marzo se podrá calcular las pérdidas totales de los comercios por estas obras en la calle Serrano.

Ante cualquier crítica o desacuerdo con las obras, las autoridades siempre defienden el turismo y la mejora de nuestras calles, por un bien mejor, tanto en ingresos económicos, como en turismo comercial. Mientras tanto, el mismo Ayuntamiento se olvida de todos los comercios que están cerrando o que apenas sobreviven, por que llevan más de un año con la calle entera cortada frente a su tienda.

¿Todo para el escaparate?
No lo sabemos pero si no ayudan pronto a los comerciantes de la zona, también empezarán las obras en las tiendas que están a punto de cerrar. Todo un logro por la mejora de nuestras calles.

Más sobre: