¿Podremos vivir en la Luna?

La NASA ha encontrado abundante cantidad de agua, en el planeta lunar


Aún sería precipitado afirmar que el hombre, puede vivir en la Luna, aunque no por mucho tiempo. De hecho, cada día que pasa, avanzamos un poco más en conseguir esta hazaña, que desde que el hombre pisara la luna por primera vez, hace ya 40 años, no ha dejado de sobrevolar en la cabeza de las miles de personas que dedican su trabajo a la investigación espacial.

Un nuevo descubrimiento de la NASA, acorta el camino que le queda al hombre, para realizar esta tremenda hazaña. Gracias a los impactos de la sonda espacial LCROSS en la luna, la NASA ha podido detectar grandes cantidades de agua en la superficie del planeta. Concretamente, la nave LCROSS chocó contra un enorme cráter cercano al polo sur del planeta. El impacto provocó un enorme agujero, de entre 20 y 30 metros de ancho, que sacó a la superficie más de 100 litros de agua.

Este descubrimiento, tiene una importancia enorme, a la hora de conocer la evolución que ha sufrido nuestro sistema solar. Ante el hallazgo, el científico jefe de la división lunar de la NASA, Michael Wargo, declaraba que ‘estamos desenmascarando misterios de nuestro vecino más cercano, y por extensión, del sistema solar’

Y es que las regiones sombreadas de la Luna, podrían albergar los secretos de la evolución e historia del sistema solar. Este descubrimiento, se debe al impacto que provocó LCROSS en el planeta, que levantó dos tipos de materiales distintos. En un primer momento, se levantaron los polvos y minerales que había en el fondo del cráter. El segundo tipo de materiales que se levantaron tras el impacto, corresponde a materiales que no habían visto la luz del sol en cientos de miles de años.

¿Qué nos impide ahora asentar bases permanentes en la Luna?

Este descubrimiento ha sido enormemente revelador, ya que para poder vivir en otro planeta, el ser humano necesita de un mínimo de condiciones que permitan el desarrollo de su capacidad vital, entre otras, el agua.

Hace unas semanas, comprobamos como las bases lunares permanentes, ya forman parte de un proyecto en el que la NASA está trabajando, y que espera tener concluido para 2020.

Poco a poco, vamos avanzando para ganar esta batalla a la ciencia. Si hace 40 años, tres astronautas norteamericanos paseaban su entusiasmo por la superficie lunar, ahora podemos afirmar que también hay agua en aquel planeta, tan cercano como desconocido.

El tiempo tendrá la última palabra.

Más sobre

Regístrate para comentar