Hallan culpable a María José Carrascosa, la española que lucha por la custodia de su hija en Estado Unidos

Lleva tres años en prisión mientras su hija Victoria, vive en España

La justicia tiene a veces, una grietas que pueden cuestionar la finalidad de la ley, y en este caso, parece sobrado lo que ocurre en el juicio contra la española Maria José Carrascosa, hallada culpable, por un jurado popular, de los nueve delitos por los que lleva, más de tres años en prisión en Estado Unidos.

La historia se remonta al 2005 cuando Carrascosa, que tuvo una hija con el estadounidense Peter Innes, salió de Estados Unidos con rumbo a Valencia, su tierra natal, acompañada de su hija Victoria. Según la acusación del juicio, que no está representada por Innes, sino por la Fiscalía de Nueva Yersey, Carrascosa y Peter Innes, firmaron un acuerdo en el que los dos declaraban que no podrían viajar fuera del país con la niña sin el consentimiento del otro. Sin embargo, María José afirmó en todo momento que su ex pareja conocía perfectamente la intención del viaje.

Según la propia Carrascosa, la intención de salir de Estados Unidos se debía a una necesidad de huir de Innes, quien, según al abogada española, no sólo la maltrataba sino que la estuvo envenenado lentamente con la intención de acabar con ella para así quedarse con el patrimonio del que disponía.

Aunque lo que aquí se está juzgando huele a chamusquina por todos los rincones. Para empezar, Carrascosa, abogada de profesión, siempre ha respondido ante la justicia española por el caso y además ha aplicado el código legal que establece España, para defender su inocencia. Estados Unidos, tiene otra legislación al respecto.

Durante el juicio, el abogado de la española, llamó a declarar a la psicóloga española Amparo Santaolaya, que ve regularmente a Victoria en nuestro país. Está declaración tenía la intención de demostrar que en realidad, Innes nunca tuvo una buena relación con la pequeña. Hace cuatro años, en 2005, Amparo presenció una visita de Innes a Victoria. Según la psicóloga, Victoria se quedó paralizada, rígida al verle. ‘Fue incapaz de moverse, no hizo nada’. Lamentablemente, el juez que lleva el caso, Donald Venezia, no permitió que el testimonio de la letrada fuera en clave profesional, ya que no reconoció el título de psicología en España. Ver para creer.

No es la única injusticia que, paradójicamente, realizó este juez durante la vista. Tampoco permitió que Carrascosa se defendiera, como letrada que es, y sólo le permitió responder con un sí o un no, las preguntas que le dedicaba el fiscal del caso.

Mientras sobrevuelan rumores de película y novela sobre esta historia, Carrascosa podría enfrentarse a una pena mínima de 5 años y máxima de 20 años de cárcel. Recordemos que ya lleva más de tres años presa.

¿Justicia o injusticia?¿legalidad o ilegalidad?, ¿Dónde está la frontera entre lo justo y lo injusto? ¿Cómo es posible que esta española esté en la cárcel por traerse a España a su hija, cuando el tal Innes la maltrataba?

Aunque realmente, la pregunta que deberíamos hacernos es si ¿piensa nuestro gobierno hacer algo al respecto? No se entiende como pueden permitir que una española, esté viviendo una situación así. Parece mentira.

La sentencia la conoceremos el próximo 23 de diciembre. Hasta entonces, María José esperará en la cárcel y su hija Victoria, en Valencia, donde la Comunidad Autónoma ha tomado la patria potestad de la pequeña, para evitar su extradición.
Todo un logro para la política internacional de nuestro país.

Más sobre: