Los padres del ‘niño globo’ se declaran hoy culpables del montaje

Engañaron al mundo entero mientras en realidad, escondieron a su hijo

¿Fama?, ¿dinero?, ¿notoriedad?, ¿qué les impulsó a estos padres del estado de Colorado, en Estados Unidos, para organizar este montaje que tan poca gracia tiene? Quizás lo sabremos hoy, ya que se celebra, el juicio por el caso, en el Centro Judicial del Condado Larimer.

La historia, más que una anécdota parece una broma de mal gusto, y lo peor de todo, es que unos padres utilicen a su hijo pequeño para conseguir unos fines, que desde luego no justifican ni mucho menos, su mentira.

El suceso ocurrió hace aproximadamente un mes. Richard Heene y su esposa Mayumi, alertaron a la policía del Estado de Colorado, que su hijo pequeño Falcon, había desaparecido. Aparentemente, el niño y su padre, habían estado montando juntos en el jardín de su casa con un globo de gas, con forma de platillo volante. Una pequeña cesta, serviría para que padre e hijo, subieran al globo para utilizarlo aunque el globo, nunca se utilizó, por lo menos con ellos dentro.

La desaparición se convirtió en noticia, cuando los padres de Falcon, declararon ante la policía, que en realidad, el niño podría estar en el cielo, en el globo de gas que habían estado montando y que en ese momento, se encontraba en el cielo de Colorado fuera de control.

Enseguida se movilizó todo el Estado. Helicópteros de prensa y de la policía, siguieron el recorrido del globo mientras por tierra, ambulancias y unidades de rescate, seguían la pista para actuar, temiéndose un terrible resultado. Hasta se cortó el tráfico aéreo en el aeropuerto de Denver. Las probabilidades que el niño estuviera con vida, eran ya reducidas. A la altura en la que volaba el invento, Falcon hubiera tenido dificultades respiratorias, y además, nadie se esperaba que el globo, finalmente, cayera fulminantemente contra el suelo.

Cuando las autoridades y los sanitarios llegaron al lugar del siniestro, la cesta del globo estaba completamente vacía. ¿Un milagro? Se preguntaron algunos, otros, en cambio, pensaron que el niño podría haberse caído durante la travesía.

Desesperación, incertidumbre, nervios y el mundo entero pendiente del suceso, gracias a la difusión por la red. La sorpresa fue, que el niño, aparentemente o en realidad, estaba escondido.

El show que siguió a la aparición de Falcon fue del todo emotiva. ‘Menos mal’, pensamos todos, ‘el niño por lo menos, está bien’. Los canales de TV siguieron con emoción el reencuentro de Falcon con sus padres. Lágrimas, abrazos y en definitiva, alivio.

Al día siguiente, un comentario cambiaría el fondo y el sentido de la noticia, y lo convertiría en una sucia estratagema para obtener fama.

Un periodista de la CNN preguntó a Falcon, porque no contestaba cuando le llamaron en su casa. Al principio, el padre del niño incluso se atrevió a decir que le había regañado y que por eso Falcon se asustó y corrió a esconderse. Cuando Falcon respondió a la periodista de la CNN, las dudas, comenzaron a aparecer.

‘Ustedes dijeron que lo hacíamos por el show’, fue la respuesta del pequeño, asustado ya del revuelo que había causado el suceso.


En seguida, la Policía descubrió que en realidad, todo se debía a un montaje organizado por los padres del niño, Richard y Mayumi.

Finalmente, Richard y Mayumi, declararán hoy que son culpables del montaje. De no hacerlo así, los padres de Falcon se podrían enfrentar a un delito grave por influir y engañar a las autoridades. Además, si Mayumi no se declara culpable, podría enfrentarse a una condena y expulsión del país, por ser de procedencia japonesa, aunque parece que están negociando con la fiscalía esta opción.

La próxima vez, se lo pensarán dos veces si lo que pretenden es conseguir fama rápida a costa de un niño pequeño. Todo un desconcierto.

Más sobre

Regístrate para comentar